El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
28% Hum
LMCipolletti

Encrucijada para el gobierno municipal

Baratti ratificó la postura de no intervenir en los asentamientos irregulares, pero tendrá que generar los mecanismos para contener de alguna forma a los miles de ocupantes.

Qué hacer con las tomas es un debate por demás complejo. Hay quienes afirman que el Estado debe llevarles los servicios y otros que piensan lo contrario porque creen que la ley debe ser pareja para todos. 

“La llave maestra para abrir estos conflictos es que haya un acuerdo con los dueños”. Con esa frase el intendente Abel Baratti ratificó que la comuna no intervendrá en la prestación de servicios para los asentamientos irregulares que existen en la ciudad.
La postura quedó clara el viernes cuando, desde la Municipalidad de Cipolletti, se les informó a los ocupantes de la toma Nuevo Ferri que no se harán gestiones ante la empresa de energía Edersa para que ese sector pueda conectarse a la red eléctrica que pasa por el lugar.
El intendente argumentó que se mantendrá la posición de la gestión anterior, cuando al frente del Municipio estaba el ahora gobernador Alberto Weretilneck, de que se no ocuparán de regularizar la situación de los predios en los que los propietarios reclaman la pertenencia de la tierra.
“Acá el tema es meramente legal, de una situación entre un privado y la gente que tomó los terrenos. Yo los he atendido como a cualquier vecino que tiene problemas en su vida cotidiana, pero tiene que estar claro que atender no es lo mismo que resolver la cuestión judicial”, explicó.  
 
Presión
Si bien está claro que Baratti se ha mostrado más abierto al diálogo con los representantes de los asentamientos -de hecho se reunió en varias oportunidades-, habrá que ver hasta cuándo podrá mantener esta política si es que la presión social de estos sectores se incrementa.
También es una realidad que él sabía de antemano que éste iba a ser uno de los principales escollos con los que se encontraría una vez que llegara a la conducción de la ciudad. Más aún, tomando en cuenta que son miles las personas que viven en las tomas.   
Es más, entre los referentes de los asentamientos, tomaron como un retroceso que se ratifique la posición que tenía la gestión municipal anterior, con la que tenían marcadas diferencias.
 
La solución
Ahora, pese a que no puede entrometerse oficialmente, una de las tareas de Baratti deberá ser lograr que en un futuro esas ocupaciones consigan regularizar su situación dominial o que esas personas obtengan un lugar digno para vivir en otro sector de la ciudad.  
Porque acá hay otra cuestión que subyace y es que hay una parte de la comunidad que piensa que la gente de los asentamientos no merece ningún tipo de servicio porque considera que la ley debe ser pareja para todos.
Y es en esa encrucijada que se encuentra el actual gobierno municipal. Será clave que se adopten todas las medidas necesarias para que estos conflictos no alteren la paz social. (A.C.)

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario