El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
33% Hum
LMCipolletti

En casa manda el Capataz

Cipolletti derrotó por 2 a 1 a Rivadavia de Lincoln por la 13ª fecha de la zona sur del Torneo Argentino A y escaló a la segunda posición del grupo. Los goles los convirtieron Germán Alecha y Alexis Esparza.

El Albinegro se mantiene el invicto jugando como local. En la próxima fecha visita a Santamarina.
 
Cipolletti venció por 2 a 1 a Rivadavia de Lincoln bajo una constante lluvia y escaló al segundo lugar de la zona Sur del Torneo Argentino A. Los goles del triunfo fueron convertidos por Germán Alecha y Alexis Esparza, ambos en el complemento.
Para esta competencia el Albinegro se presentó por última vez en el año en La Visera de Cemento, terminando invicto en condición de local. Con esta victoria, redondea una tarea casi perfecta jugando en casa. De los 22 puntos logrados, 19 fueron en su cancha. Antes del receso, sólo le resta por enfrentarse a Santamarina de Tandil y a Boca de Ríos Gallegos el miércoles 28 por la Copa Argentina.
El cotejo que se jugó ayer era fundamental para las aspiraciones del Albinegro, que ansiaba sumar de a tres en La Visera, separarse de sus inmediatos perseguidores, e ir el próximo fin de semana a tomarse revancha como visitante, condición en la que sólo aportó tres unidades a la tabla de posiciones.
Enfrente tuvo un rival complicado, que priorizó mantener su arco en cero, pero sin dejar de aprovechar los espacios que dejó Cipo, cuando salió a buscar el partido.
Los de Rogger Morales desde el primer minuto complicaron a Maximiliano Castaño. Apenas comenzó el cotejo, Bruno Weisser exigió al arquero en un tiro libre. Ahí nomás, a los tres minutos, Alecha sacó un potente remate sobre la media luna del área que se fue por centímetros sobre el travesaño.
Fue el mejor momento de Cipo en la primera parte del partido. Alecha y Weisser fueron los referentes en la ofensiva. Picachu partiendo desde unos metros más atrás, abasteciendo de centros al delantero de área local.
El Tortugón volvió a tener una chance a los 10, tras un centro por derecha de Weisser. Alecha anticipó a su defensor, pero el remate se fue apenas desviado, arañando el palo derecho de Castaño.
Cinco más tarde, Weisser silenció el estadio cuando paró un centro de pecho y de media tijera remató al arco de Castaño, quien estuvo atento y frustró el desenlace de la gran jugada del atacante local.
Mientras tanto, cerca de los bancos de suplentes, el canchero de la institución debió instalar una bomba para comenzar a desagotar la zona en donde comenzaba a acumularse agua.
La primera situación clara de los de Lincoln, llegó a los 23. Esteban Ciacchari sacó un poderoso cabezazo que se desvió apenas por el primer palo de Guillermo Ferreyra. Ya a esta altura, Cipo había perdido el peso ofensivo y la visita había ganado terreno en el campo de juego.
Antes del entretiempo, Rivadavia lo tuvo tres veces. Dos remates desviados por el Willy, de Lucas Macías y de Maximiliano Planté, y una jugada en conjunto entre Ciacchari y Planté, que Cristian Martínez debió esforzarse y sacar el balón sobre la línea de gol.
Cipo también tuvo su oportunidad, la más clara del partido. A los 45, Adrián Benito se lo perdió increíblemente, tuvo tiempo para todo, hasta para elegir en donde dirigir su remate, pero Castaño fue más astuto y adivinó la dirección del pelota, ahogándole el festejo al mendocino.
 
Alecha abrió el partido
La lluvia fue uno de los actores principales en la tarde de ayer. Las gotas de agua no dejaron de caer en todo el cotejo. En el complemento fue un factor que incidió en el juego, acentuándose a medida que transcurrieron los minutos. Los laterales de la cancha fueron los lugares donde más agua se juntó, donde al balón le costó rodar.
Apenas comenzó el segundo tiempo, Ciacchari lo tuvo para Rivadavia. Tras una contra, el “9” de la visita, recibió una pared de Carlos López y sacó un zapatazo, pero Ferreyra estaba bien parado y mandó el balón al córner.
Pero en los pies (y en la astucia) de Alecha, estuvo la fórmula para abrir el marcador. Castaño y López no se entendieron en la defensa y el goleador albinegro se coló entremedio de ambos jugadores para apenas tocar el balón y darle dirección al arco rival.
Los de Lincoln salieron a buscar el empate, pero la suerte no estuvo de su lado. Un cabezazo de López, que se fue por encima del travesaño, y un remate de Fernando Brandán que pegó en el palo, fueron las más claras antes que el local aumentara el resultado.
Con 9 minutos en cancha, Esparza le dio a Cipo la tranquilidad de ponerse dos goles arriba. El juvenil de Ferri, quien había ingresado por Weisser, contó después del partido que el técnico le había indicado que juegue por detrás de los defensores, y fue justo en ese sector donde se encontró sólo con el arco. Paró el balón de primera y liquidó al arquero de la visita.
Rivadavia pobló el área de Cipo y pudo llegar al descuento a través de Emmanuel Rojas, pero ya no quedaba tiempo para mucho más.
 
Así sigue
La fecha continúa hoy con los partidos entre Gimnasia y Alvarado, y Desamparados y Maipú.
Mañana cerrará la jornada con el cruce entre Racing y Juventud.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario