El clima en Cipolletti

icon
Temp
82% Hum
LMCipolletti

En Bariloche estudian a las hormigas para mejorar el tránsito

El equipo de trabajo de Alejandro Farji-Brener, investigador independiente del Conicet en el Laboratorio Ecotono de la Universidad Nacional del Comahue, en Bariloche, realizó un estudio.

Cipolletti.- Las hormigas caminan de manera organizada, en hilera, aunque, al igual que los seres humanos, tienen inconvenientes relacionados con el tránsito. Se retrasan y también se chocan.

Pero, al parecer, la gran diferencia respecto al comportamiento de las personas es que las hormigas son mucho más solidarias.

El equipo de trabajo de Alejandro Farji-Brener, investigador independiente del Conicet en el Laboratorio Ecotono de la Universidad Nacional del Comahue, en Bariloche, realizó un estudio para, entre otras cosas, evaluar las diferentes y similitudes entre el accionar de los insectos a la hora de enfrentar obstáculos durante su recorrido y el de los seres humanos.

“Realizar estudios comparativos que tomen en cuenta tanto las semejanzas como las diferencias entre las sociedades humanas y las de hormigas puede ser muy esclarecedor. No solo puede ayudar a encontrar soluciones alternativas para mejorar los problemas de tránsito en las sociedades humanas, sino también a comprender mejor cómo conjuntos de muchos individuos resuelven sus conflictos”, dice un artículo de Farji-Brener, publicado en la revista “Ciencia Hoy”.

El autor explica que en los últimos años, “se han empleado diversos conceptos sobre el tránsito en sociedades humanas para comprender problemas de circulación en sociedades de hormigas, y viceversa”. “Esto no resulta sorprendente dadas las similitudes entre ambas sociedades y sus problemas de tránsito. Vehículos, personas y hormigas varían en tamaño, se desplazan a velocidades diferentes, y pueden transportar cargas de variadas dimensiones”, señala.

“Generan embotellamientos y ocasionan choques. Las rutas de las sociedades humanas y los senderos de las hormigas presentan desafíos ingenieriles similares en el marco de reducir los costos de construcción y mantenimiento, y hacer máximos los beneficios que otorgan a la sociedad”, agrega.

El investigar remarca que el tránsito de estos insectos tiene varias diferencias en relación al de los humanos. “Las hormigas que circulan por un camino pertenecen a la misma colonia y tienen un objetivo común: ir a buscar alimento y llevarlo al nido. Los vehículos o personas, pese a ser parte de la misma sociedad, tienen objetivos e intereses particulares, que pueden ser distintos del común”, indica.

“En ambos casos, sin embargo, los comportamientos individuales que reducen retrasos benefician finalmente al conjunto de la sociedad”, sostiene.

“Los humanos normalmente priorizamos los objetivos individuales por sobre los sociales y con ello producimos (no siempre) beneficios individuales y (casi siempre) costos sociales como embotellamientos. Las hormigas parecen comportarse de manera más cooperativa”, destaca.

“Las hormigas no solo tienen la capacidad de comunicarse mediante esos choques; también lo hacen generando unas sustancias químicas llamada feromonas, que liberan a su paso y sus congéneres detectan al tran sitar por el lugar. Esa información generada en forma individual facilita el comportamiento del grupo, pues guía, proporciona avisos y regula las conductas de sus integrantes”, explica Farji-Brener.

(Fuente: ANB)

Dejá tu comentario