El clima en Cipolletti

icon
12° Temp
37% Hum
LMCipolletti

Empleados de la cárcel cipoleña se atrincheraron luego de un motín

Aseguran que no están dadas las garantías para realizar sus tareas cotidianas. “Tenemos mucho miedo. No sabemos qué hacer. Sentimos que se los cuida más a ellos (a los presos) que a nosotros", indicó uno de los uniformados.

Cerca de las 20 depusieron su actitud y entraron en un compás de espera hasta el lunes. Si no reciben las respuestas que esperan, podrían reiniciar medidas de fuerza.
 
Cerca de 40 penitenciarios del Penal de Ejecución 5 se atrincheraron ayer por la mañana porque manifiestan que desde el Estado no se aseguran las garantías de seguridad para desarrollar sin sobresaltos sus tareas diarias.
La medida de fuerza se extendió durante casi toda la jornada, y depusieron su actitud cerca de las 20, luego de una asamblea en la que los trabajadores de la penitenciaría resolvieron elevar un petitorio a la Secretaría de Seguridad y Justicia de Río Negro, en el que se explicitan una serie de solicitudes.
“Nosotros, de igual modo, vamos a seguir en estado de asamblea permanente, pero hasta el lunes no vamos a realizar ninguna protesta de ningún tipo. Pero si el lunes no nos dan una respuesta, vamos a analizar los pasos a seguir y probablemente realicemos algunas medida de fuerza”, aseguró uno de los efectivos.
La situación se generó luego de un motín que se registró anteanoche. Según expresaron los agentes, recibieron la orden de no reprimir y esto fue aprovechado por los presos, que los amenazaron de muerte.
“Queremos igualdad ante las garantías. Sentimos que se los cuida más a ellos (internos) que a nosotros”, comentó otro de los empleados.
Según argumentaron, tienen miedo y frente a las amenazas que recibieron pidieron que los reclusos más conflictivos sean trasladados. Sin embargo, aseguran que hasta el momento no recibieron ninguna respuesta concreta. “Tampoco tenemos recursos para defendernos. Nos falta mucho equipamiento. Ni siquiera contamos con un móvil para llevar a los internos hasta el juzgado”, remarcaron.
Lo que desencadenó todo, el hecho particular que acabó con la paciencia, fue cuando un interno golpeó a uno de los efectivos y lo escupió. Desde el penal, explicaron que se trata de la misma persona que había iniciado el último motín, cuando supo que iba a ser trasladada y que sólo habría recibido una sanción leve.
“Es un preso muy conflictivo y ya habíamos pedido que fuera llevado a otro penal. Lo habían enviado a Viedma y hace dos semanas regresó. Esto parece una tomada de pelo”, afirmó el mismo agente.
El recluso tiene tuberculosis y, según manifestaron, suele escupirlos para contagiarlos. Otros directamente les mostraron sus facas y les dijeron que iban a matarlos. “Tenemos mucho miedo. No sabemos qué hacer”, afirmó.
Uno de los uniformados, tras haber hablado con la prensa se desmayó y tuvo que ser asistido por personal de enfermería. Se supo que habría sufrido una descompensación por la crisis nerviosa que atraviesa.
 
Al límite
Por la tarde, una vez pasados los momentos de mayor fervor, la situación fue más calma, aunque la alarma seguía encendida. Algunos guardias quedaron al cuidado de los pabellones y otros del perímetro para evitar fugas.
Para analizar la situación, los trabajadores se reunieron en asamblea con representantes del gremio mayoritario, ATE y también de UPCN.
“Vamos a entrar en un compás de espera, que pase el fin de semana, y después veremos cómo sigue todo”, explicaron.
La interventora, Fabiana Sandoval, estuvo presente y fue una de las principales gestoras de la decisión de deponer, aunque mal no sea por un par de días, la actitud intransigente que los uniformados habían adoptado durante casi todo el día.
Otro de los que acudió para mediar fue el juez de ejecución de la provincia, Juan Pablo Chirinos.
En los últimos seis meses, el penal tuvo tres directores, una innumerable cantidad de motines y fugas masivas. La situación comenzó a desbordarse cuando comenzaron a trasladar a otros presos al penal cipoleño. En la actualidad ya son 107 reclusos que están alojados en la cárcel local. “Parece que se olvidaron que esta unidad es de mínima seguridad y que fue construida para internos de buena conducta y de baja condena”, recordó un indignado  agente.

"Esta situación era previsible"

Así se expresó la defensora del pueblo de Río Negro, Nadina Díaz, al tomar conocimiento de lo ocurrido en la cárcel local.
 
La defensora del pueblo de Río Negro, Nadina Díaz, ante la situación del motín y el posterior atrincheramiento de los empleados carcelarios del Penal Nº 5 de Cipolletti, aseguró que “esta situación era previsible”.
Hace ya un tiempo la defensora, luego de realizar un relevamiento en las cárceles rionegrinas alertó sobre las condiciones laborales  y los riesgos de los trabajadores de los establecimientos penitenciarios. En esa oportunidad, manifestó “que no poseen adecuado equipamiento de seguridad: no hay chalecos ni escudos protectores anti-facas y existe una insuficiencia de cascos, municiones y esposas, entre otros”.
También había expresado en ese momento que existían “deficiencias en los sistemas de comunicación, tanto los que se utilizan para contacto interno, elemental para la seguridad del penal, como las líneas fijas, para que los internos puedan comunicarse con los familiares y de esa manera erradicar los celulares”.
Según Díaz, “lo sucedido ayer en la cárcel local confirma esa situación y exige una urgente solución por parte de las autoridades de la Secretaría de Seguridad de la provincia, que debe generar las medidas necesarias para que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir”.
Asimismo, la defensora definió como “correctas” las apreciaciones de los carceleros, cuando manifiestan que “a ellos también se le deben respetar los derechos humanos y las garantías individuales”.
Por último, expresó que “el trabajo de los guardiacárceles conlleva un alto riesgo  y no pueden desarrollar su actividad sin los elementos necesarios e indispensables para resguardar su integridad física”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario