El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
43% Hum

El silencio reina en La Mar Grande

A ocho kilómetros de Las Grutas hay un balneario totalmente agreste, ideal para quienes les escapan a la multitud y a los vendedores de las playas del centro.

No se escuchan gritos de vendedores ambulantes ni las canciones a todo volumen impuestas por la moda veraniega. A lo sumo el choque de las olas cuando la marea llega a su cúspide. Así es La Mar Grande, una playa espléndida por sus arenas finas ubicada en San Antonio Oeste.

El lugar es tan extenso que es posible encontrar un lugar apartado si se desea preservar la intimidad sin necesidad de alejarse. No hay acantilados, sino un cordón de dunas bajas donde se abrió un atajo para acceder. Un alivio cuando se deben transportar sombrillas, reposeras, conservadoras, baldes y palitas.

Te puede interesar...

Hacia la izquierda aparece la planta de ALPAT –Alcalis de la Patagonia-, la fábrica de carbonato de sodio, que desde Las Grutas se observa como una ciudad plagada de edificios altos. Enfrente se observa el Puerto de San Antonio Este y su enorme grúa. Del lado derecho, la costa se extiende en una curva hasta donde llega la mirada. Siguiendo hacia el sur, a unos ocho kilómetros, se encuentra la villa.

La Mar Grande se mantiene agreste y aún no tiene los servicios que se encuentran en otras zonas balnearias. Sólo hay un carrito que vende productos de kiosco.

La aprovechan familias que le escapan al ruido y quienes practican kitesurf, dado que los riesgos para navegar sobre la tabla impulsada por una cometa se minimizan al haber poca profundidad. Incluso una escuela que enseña la disciplina logró que el Municipio le concediera un sector.

Otra virtud de este balneario es que a pesar de la creciente, siempre queda una franja ancha de playa.

En cambio, cuando se produce la bajante el mar se retira tanto que en el horizonte se confunde con el cielo. Hay que andar kilómetros si se quiere llegar. En su lugar queda descubierta una explanada inmensa surcada por arroyitos que seguirán escurriendo hasta que se vuelva a repetir el ciclo.

La amplitud permite improvisar canchas de fútbol, de paleta o tejo sin interferir con el vecino.

Agreste

El mapa para llegar a destino

Para llegar a La Mar Grande hay que tomar el camino que conduce a la planta de ALPAT, que se desprende a metros del cruce de las rutas que conducen a Las Grutas y a San Antonio. Se continúa unos ocho kilómetros hasta que aparece un cartel que señala el lugar y una calle arenosa que lleva directamente hacia el mar

En el balneario no hay guardavidas, aunque el lugar no ofrece mayor peligro en ese sentido. En pleamar es posible internarse decenas de metros y el agua apenas alcanza a la rodilla. Un escenario ideal para que los niños se bañen tranquilos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario