El clima en Cipolletti

icon
Temp
44% Hum
LMCipolletti

El equilibrio entre cuerpo y mente

Un grupo de profesionales se unió para crear un espacio donde se practiquen técnicas que permitan alcanzar la armonía en tiempos de tensión a través de actividades físicas y de relajación.

La propuesta del equipo que integra el Centro Holístico para el Bienestar Raíces también sirve para acompañar tratamientos médicos.
 
En la actualidad el estrés ocasiona muchos malestares que si no son tratados a tiempo pueden derivar en males peores. También el equilibrio emocional es un bien que ha empezado a ser valorado para la recuperación de algunas enfermedades, en ese marco se incluye el fenómeno de la resilencia.
Para ayudar a alcanzar ese estado mental y corporal que permita afrontar la cotidianeidad con claridad para no dejarse arrastrar hacia un estado emocional de tensión, o para poder afrontar de manera positiva los tratamientos médicos, se ha creado el Centro Holístico para el Bienestar Raíces, que se encuentra en Yrigoyen y Sáenz Peña. En el lugar se pueden recibir desde masaje tailandés hasta practicar el arte del ninja, y yoga en dos de sus vertientes. El ámbito se ha acondicionado para que desde el ingreso se perciba paz en su interior, y uno se deje llevar.
Al ser consultado sobre las particularidades de las actividades que en el centro se pueden realizar, lo primero que respondió Andrés Pereya, titular de la entidad es: “Desarrollamos técnicas de acompañamiento terapéutico, pero no curamos. Eso es lo primero que debe quedar claro; para curar están los médicos”. Fijando una clara postura continuó: “Parte de las actividades que realizamos responden a los pilares del arte oriental, que son: debe ser bueno para la salud, lindo para la vista y agradable, y efectivo para la defensa personal”. También se aclaró que no tienen credo ni religión.
El equipo de Raíces se completa con Martín Gallegos, Karina Oyarzún y Marcelo Muñoz, cada uno aporta desde su práctica para que quienes asistan al lugar puedan encontrar una técnica adecuada a su personalidad y tiempo.
 
Abordajes
Pereyra insiste en el carácter complementario de las prácticas que realiza, que apuntan a equilibrar al ser de manera integral. La complementariedad de las técnicas deriva en el énfasis de cada miembro para que quienes asisten al centro se realicen los controles médicos necesarios. “Todo lo que hacemos acá va de la mano con la medicina”, reiteró Pereyra, quien practica masaje tailandés, con piedras calientes, tai chi chuan, reiki y kung fu shaolin.
Las técnicas que implementa el instructor apuntan a trabajar con la bioenergía, que recibe diferentes nombres según las culturas y las prácticas, como por el ejemplo “Chi”. La meta de estas es permitir que esa energía fluya de manera regular, para ayudar a evitar malestares y acompañar del desarrollo de tratamientos médicos, según explicó Pereyra.
Por su parte Gallegos enseña Ninjitsu, que se conoce popularmente como “el arte del ninja”. Si bien es un arte marcial, lo que esta técnica propone es recuperar “el propio movimiento”, esa forma natural con la que el hombre nace y que se va acartonando a medida que va creciendo. Lo que proporciona es tranquilidad para andar sin perder la atención a lo que ocurre, ofreciendo la seguridad de que se sabe como actuar en caso de que sea necesario y poder evitar la violencia ante todo.
Oyarzún aporta armonía entre cuerpo, mente y espíritu a las propuestas del centro, ella practica hatha yoga. “Es una terapia psicofísica que trabaja desde la mente hacia el cuerpo y viceversa, haciendo la conexión desde la respiración”, explicó Oyarzún. Lo que se persigue es el equilibrio de la mente, el cuerpo para la salud, la relajación y la paz interior.
La técnica en el hatha yoga es progresiva, su meta final es preparar al cuerpo para la meditación. Con ejercicios corporales y respiratorios se va pasando por ocho pasos que le permite al sujeto alcanzar la paz mental.
Por su parte, Muñoz practica yoga vital que considera al ser humano como parte de un sistema compuesto por el cuerpo, la mente y el espíritu. Por lo tanto, cuando uno de ellos se ve afectado, el resto lo está también.
Esta técnica es terapéutica en el sentido que ayuda a mejorar problemas posturales, articulares. También puede acompañar el tratamiento en enfermedades como el asma.
Los encuentros en esta actividad siempre apuntan al equilibrio del cuerpo, por eso cuando se trabaja en la tensión de un grupo muscular, luego se realizan ejercicios que permitan su elongación, de ese modo se va logrando la armonía deseada.

Dejá tu comentario