El clima en Cipolletti

icon
Temp
71% Hum
LMCipolletti

“El dilema de Río Negro no es la deuda” aseguró Sánchez

“Desconsiderada” así calificó el legislador de la Concertación de Allen, la amenaza de la Nación de recortar fondos a las provincias si se aprueba la ley del cheque.

Cipolletti.- “Desconsiderada” así calificó el legislador de la Concertación, Carlos Sánchez la amenaza de la Nación de recortar fondos a las provincias si se aprueba la ley del cheque. Aseguró que “no se trata de una embestida de las provincias contra la Nación, se trata de alcanzar un país mas federal y mas equitativo en el reparto de los recursos”.
El legislador explicó que si la nueva ley es aprobada las provincias embolsarían $ 8.200 millones adicionales. Aseguró “que la posición es antifederalista al plantear represalias y amenazar con recortarle asistencia a las provincias por más de $ 12.000 millones, es decir que las provincias perderán $ 2.000 millones en lugar de ganar lo que esperan.
Señaló que “en ese paquete están los recursos que Randazzo amenaza recortar”. Uno es el Fondo Federal Solidario -formado con parte de las retenciones de la soja- que prevé repartir este año unos $ 6.500 millones entre las provincias. A esto habría que sumarle algún recorte adicional sobre $ 13.000 millones de transferencias de capital, más 11.000 millones de transferencias corrientes no automáticas”.
Sánchez explicó que “la canilla que la Casa Rosada podría cerrar con mayor facilidad tiene que ver con los $ 12.000 millones del Programa de Asistencia Financiera (PAF). Con este fondo le refinancia a las provincias los pagos de sus deudas, ya que el propio gobierno nacional es el mayor acreedor de los gobernadores”.
En 2009 las provincias recibieron de la Nación $ 102.096 millones. De ese total, el 74% correspondió a la Coparticipación, un 3% al Fondo de la Soja (que rige desde abril de 2009) y el resto fueron transferencias "no automáticas o discrecionales".
"Así, en la actualidad de cada 100 pesos recaudados, $ 4,5 van a financiar la seguridad social, $ 14,98 a Provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y los restantes $ 80,52 al Tesoro Nacional", explicó Sánchez.
Pero si prospera el proyecto de volver al sistema de "coparticipación plena", la situación sería muy diferente: de cada 100 pesos irían $ 15 a la seguridad social; $ 49,95 a las provincias y se reduciría a $ 35,05 la porción que llegaría al Tesoro Nacional".
Si se compara enero del período 2009 contra 2010 los ingresos corrientes tuvieron un incremento del 26,8 %, los tributarios de origen provincial un aumento de 21,07 %, los de origen nacional 13,36 %. De los cuales la coparticipación tuvo un aumento de sólo el 11,39 %, informó Sánchez.
“Los gastos corrientes en el mismo período a diferencia de los ingreso aumentaron un 45,34 %, este es el dilema: los recursos no aumentaron en la misma proporción que los gastos explicó el legislador, dando respuesta a las declaraciones del senador Miguel Pichetto quien señaló que el problema de Río Negro es la deuda. “Los números son claros y es evidente que no es así”.
Sánchez aseguró que “es evidente que la crisis de Río Negro y de las provincias en general -que en el consolidado tuvo para el 2009 un déficit de 13 mil millones- tiene su principal origen en la baja recaudación nacional y su consecuente caída en la coparticipación”.
Recordó además que muchas provincias recurrieron a la justicia para reclamar a la nación los fondos que corresponden al interior. Indicó que en Argentina en los últimos tiempos hubo una gran evolución descentralizante por el lado del gasto y una tendencia de centralización por el lado del recurso. Es decir que “la esencia del federalismo fiscal es que realmente tratemos de pasar la mayor cantidad de funciones posibles tal como esta ocurriendo en la Argentina en los últimos años hacia los niveles inferiores de gobierno pero también tenemos que pasarle no solamente los gastos y las funciones sino la potestad de establecer recursos tributarios o los recursos necesarios” aseguró el presidente de presupuesto.
“En época de crisis se descentralizan los conflictos y los gobiernos provinciales y municipales lo único que pueden hacer es poner la cara pero se quedan a medio camino por no tener herramientas y recursos para resolver estos problemas” manifestó Sánchez y resaltó “la única alternativa que les queda es aumentar la presión tributaria sobre los contribuyentes profundizando aún mas la crisis”.
Concluyó “descentralización: es la mejor alternativa para resolver los conflictos pero sin recursos es imposible. Este es un ejercicio pleno de la democracia pero sino están los recursos nos quedamos a mitad e camino y lo único que se puede hacer es poner la cara o aumentar la presión fiscal que no es el mejor remedio”.     

Dejá tu comentario