El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
35% Hum
LMCipolletti

El día después de la inundación

Luego de la crecida, el nivel del río Neuquén comenzó a bajar. Sin embargo, varias de las personas afectadas no pudieron aún volver a sus hogares y las necesidades se multiplican.

Colchones, frazadas y arena son los principales pedidos que habitantes del barrio Labraña piden para paliar la situación a la que se ven sometidos.

La subida del caudal del río Neuquén generó la última semana serios inconvenientes a vecinos de la zona oeste de la ciudad, principalmente en los barrios Costa Norte, Costa Sur y Labraña.
El agua, en algunos casos, ingresó a las viviendas haciendo que éstas, por algunos días, sean inhabitables.
El día en el que sucedió todo, personal de Bomberos, de Acción Social, de Protección Civil y el mismo intendente Abel Baratti se dieron cita en el lugar para llevar tranquilidad y asistir a los damnificados.
Dos días después el agua comenzó a bajar, pero la situación no mejoró demasiado en aquellas personas que sufrieron la crecida en carne propia.
Al respecto, Víctor González, quien habita una precaria casa en el barrio Labraña, señaló que aún no ha podido volver a dormir en su vivienda porque todavía hay agua y barro, y tiene los colchones mojados. “Estoy durmiendo acá al lado, en lo de mi vecino, ahí me tiro en el piso, no es lo más cómodo pero por lo menos no está todo mojado como acá, encima el frío de estos días es insoportable”.
Víctor recordó que toda la leña que tenía para calefaccionarse se la llevó el río, pero que desde el municipio le trajeron cuatro nuevas bolsas que, por estas horas, están compartiendo con el vecino. Pero además, dijo que había solicitado un colchón y algunas frazadas, para poder dormir en mejores condiciones. “Me dijeron que iban a mandar a una asistente social que no vino, y por lo que me dijeron después capaz que viene el lunes”, indicó.
El vecino también manifestó tener la imperiosa necesidad de contar “con un poco de arena para tirar en el piso y secar un poco toda la tierra, porque  con todo ese barro es imposible vivir”.
La inundación del miércoles ya no está, el agua bajó, pero los problemas crónicos de la gente que allí vive aún persisten, y en ocasiones cómo estas vuelven a salir a la luz de la opinión pública.
 
Cómo sigue todo
Desde el área de Protección Civil de la Municipalidad de Cipolletti informaron que continúan realizando la recorrida por la costa de la ciudad, para prestar asistencia a los habitantes de la zona.
En tanto, indicaron que sólo una persona resultó evacuada. En este sentido, Víctor, el principal afectado, aseguró que él no quiere irse del lugar. “Yo de acá no me voy porque soy de acá y quiero vivir acá, pero además porque me pueden robar las cosas que tengo, aunque sean pocas, son todo”, remarcó.
En relación a la situación en María Elvira, desde Protección Civil aseguraron que la altura del terraplén de esa zona es lo suficientemente alta para evitar el ingreso del agua.
Desde la comuna aseguraron que el nivel del río Neuquén comenzará a descender de manera paulatina. Esta situación ya empezó a notarse, aunque más tarde de lo que habían asegurado los especialistas. Recién ayer a la mañana los vecinos de la zona pudieron ver, según su testimonio, cómo el agua comenzaba a abandonar sus patios y viviendas. Sin embargo, el nivel continúa siendo alto y la alerta sigue encendida en las familias de la zona, más allá de la tranquilidad que se quiere llevar de las esferas gubernamentales.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario