El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
75% Hum
LMCipolletti

El agua lo cubrió todo

La intensa lluvia de ayer volvió a traer serias complicaciones en Cipolletti, con una gran cantidad de calles que se volvieron intransitables, inundaciones de viviendas, suspensión de clases y cortes de luz.

Los principales afectados fueron los vecinos de las tomas. No hubo evacuados, pero sí fueron numerosas las solicitudes de asistencia.
 
La intensa lluvia de ayer volvió a traer serias complicaciones en Cipolletti, con una gran cantidad de calles que se volvieron intransitables, inundaciones de viviendas, suspensión de clases y cortes de luz.
Toda esa sumatoria de situaciones, surgidas en pocas horas, pintaba un panorama gris y desolador. Desde temprano, la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas ya anunciaba tormentas con precipitaciones y chaparrones en el sur de Mendoza y La Pampa y en el centro-norte de Río Negro y Neuquén.
La temperatura bajó rápidamente y muchos tuvieron que volver a sacar sus abrigos de la baulera para poder salir a la calle en una nueva jornada laboral.
Los trabajos emprendidos por la Municipalidad fueron numerosos y en distintos frentes. Las zonas más afectadas fueron, como siempre, las tomas, ya que son lugares no urbanizados que no cuentan con las obras necesarias para la rápido filtrado del agua e impedir que ésta termine en el interior de las viviendas.
Según se informó, en Cipolletti las precipitaciones se aproximaron a los 30 milímetros. Un dato más que significativo si se tiene en cuenta que durante octubre, el mes más lluvioso del año, cayeron 52,2.
Si bien las complicaciones se multiplicaron a lo largo y ancho de la ciudad, no hubo que evacuar a ninguna persona. Así lo sostuvo la secretaria de Acción Social, Patricia Fernández, quien destacó el trabajo realizado de manera conjunta entre su área, la Secretaría de Servicios Públicos y Protección Civil.
Según la funcionaria, la mayoría de los pedidos de ayuda que recibieron durante la jornada era en busca de recortes de nylon, a lo cual se dio una rápida respuesta. En algunos casos de mayor gravedad, hubo que acercar colchones y algunos otros elementos, para que las personas pudieran mitigar las inclemencias climáticas.
Desde la comuna indicaron que el primer objetivo fue escuchar los distintos reclamos, evaluarlos y comenzar a actuar en torno a los más urgentes. Así fue que se buscó evitar el avance del agua y luego brindar la colaboración necesaria para paliar los males provocados por la lluvia. Pérdida de muebles y colchones fueron unos de los principales inconvenientes, los cuales fueron atendidos por Acción Social.
Por su parte, Jorge Obreque, coordinador del área operativa de Protección Civil, aseguró: “Yo soy nacido y criado en Cipolletti, tengo 54 años y no recuerdo de una lluvia así, de estas inundaciones en toda la ciudad”.
Asimismo, aseguró que ellos conocen cuáles son los lugares más conflictivos con cada tormenta, pero sostuvo que esta oportunidad se generaron nuevos focos impensados, tales como la zona circundante al canal que transita paralelo a la calle Vélez Sársfield, a partir de Kennedy.
A su vez, Fernández señaló que durante la mañana se trabajó en una estrecha interrelación con los distintos Centros de Promoción Comunitaria, mientras que luego se atendió a las constantes solicitudes realizadas al 109. “Esa es una metodología fácil y rápida de reclamo y pedido de asistencia, a la cual los cipoleños ya se han acostumbrado”, explicó la funcionaria.

Las escuelas cipoleñas cerraron sus puertas

El delegado del Consejo Escolar Local, Oscar Cifuentes, tomó la decisión de suspender las clases en el turno tarde. Según explicó, "había muchas calles totalmente anegadas, lo que impedía el acceso a varias instituciones".

Además se cancelaron varias actividades previstas para ayer y para el fin de semana. La situación mejoraría a partir de hoy.
 
La tormenta, entre sus consecuencias, trajo aparejada la suspensión de varias actividades previstas para ayer en la ciudad. En ese marco, las puertas de los establecimientos educativos de Cipolletti permanecieron cerradas a partir del turno tarde.
Así lo resolvió el delegado del Consejo Escolar Local, Oscar Cifuentes, quien argumentó que la situación ponía en riesgo tanto a alumnos como a docentes y a la comunidad educativa en su conjunto.
Las instituciones que más lo lamentaron fueron el CEM 102 y el CET 9, quienes se vieron obligados a posponer la muestra de talleres. En tanto, en el CEM 15 se comenzó con la exposición, pero sólo por un ratito, ya que antes del mediodía tuvieron que levantar el acampe y retirarse del establecimiento.
Cifuentes aseguró que no se vieron problemas mayores en los edificios escolares, salvo algunas goteras. A su vez, dijo que siempre en estos casos se teme por las instalaciones eléctricas y los problemas que se pueden ocasionar en torno a estas. Pero la resolución, según el funcionario, se tomó principalmente “por la cantidad de calles intransitables, que complicaban el acceso a muchas escuelas, trayendo mayores inconvenientes a los chicos".
Otra de las instituciones que tuvo que suspender sus actividades fue la sede local de la Universidad Nacional de Río Negro. En este caso el problema en el edificio fue alarmante, llenándose de agua en poco tiempo. Además, rebalsaron las cloacas y el líquido volvía hacia el interior del establecimiento, por lo que se resolvió cerrar las puertas por no estar garantizadas las condiciones mínimas para el dictado normal de clases.
 
Más reprogramaciones
Las razones climáticas, además, motivaron la cancelación del acto de entrega de certificados de los talleres Aprender para Emprender, organizados por la Secretaría de Acción Social de la Municipalidad.
El evento estaba programado para ayer a las 19 en el Círculo Italiano y aún no se confirmó cuándo se concretará.
A su vez, la organización  Estrellas Amarillas suspendió el acto que iba a realizarse el domingo, en el marco del Día Mundial de las Víctimas de Tránsito. Sin embargo, anunciaron que ese día, a las 10, pintarán una estrella amarilla en recuerdo de todas las personas que perdieron la vida en accidentes. Será frente al monolito ubicado en calle Esquiú, entre Primeros Pobladores y Jorge Newbery.
 
Sale el sol
Según el pronóstico del tiempo dado a conocer por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, a partir de esta tarde comenzará a mejorar la situación en la zona del Alto Valle.
Las nubes comenzarán a abandonar paulatinamente el cielo, mientras que a partir de mañana la temperatura volverá a ser cálida con un imponente sol.
Explicaron que la AIC realizará el seguimiento de las condiciones y la actualización diaria de los avisos y alertas durante los próximos días, para mantener informada a la ciudadanía.

La tormenta, el caos y mucho malestar signaron la mañana

Hubo calles en las que se cortó el tránsito. Imágenes y situaciones extrañas se repitieron a lo largo del día.
 
Durante toda la jornada, pero principalmente por la mañana, el malestar en los cipoleños fue notorio.
Es que tormentas como las de ayer tiran cualquier planificación por la borda y hacen reprogramar todo.
Llegar a destino no fue algo sencillo y en muchas oportunidades algo imposible. La tormenta no sólo complicó el tránsito vehicular, sino que hasta lo impidió de lleno en algunas arterias. Eso motivó que en varios lugares, la fila de autos que no podía continuar camino volviera sobre sus pasos en contramano, generando un importante desorden. Por eso es que intervino el área de Tránsito de la Municipalidad, impidiendo el paso por las zonas más complicadas y evitando, de esta manera, males mayores.
Ochavas como la de La Esmeralda y avenida Alem, directamente fueron cortadas para impedir la circulación.
Por su parte, muchos comercios resolvieron bajar sus persianas debido a lo persistente de la lluvia y a un prolongado corte de luz que afectó principalmente a la zona céntrica de la ciudad.
 
Un día distinto
Algunos optaron por posponer trámites y compromisos, buscando el reparo y la protección de algún confortable techo. Otros salieron y se encontraron con situaciones poco frecuentes.
Evitar pisar un charco fue trabajo arduo para peatones, tanto como circular a bordo de un vehículo.
Horas después del mediodía, cuando las precipitaciones cedieron, la situación comenzó a regularizarse, salvo en algunas zonas, como por ejemplo Alem y Naciones Unidas, donde el desagote era muy lento hasta anoche.
A la abundante cantidad de agua que cayó en pocas horas, hay que sumarle que las bocacalles se encontraron, en muchos casos, taponadas con distintos elementos, tales como ramas y basura. Esto empeoró más la situación, que de por sí ya era alarmante.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario