El clima en Cipolletti

icon
Temp
61% Hum
LMCipolletti

Dos nuevas ocupaciones en la ciudad

Se trata de predios ubicados en el norte, sobre la calle Perón. Aseguran que son alrededor de 400 las familias que se asentaron en el lugar. La primera toma comenzó a la tarde, la segunda se realizaba anoche.

Uno de los terrenos es propiedad de un privado que lo tenía alquilado para la producción de alfalfa.

Desde ayer, Cipolletti cuenta con dos nuevas tomas. Para la primera el lugar elegido en esta oportunidad fue un amplísimo terreno ubicado en la zona norte de la ciudad, con ingreso sobre la calle Presidente Juan Domingo Perón, al lado de la Iglesia Evangélica Unión Pentecostal.
Allí llegó un grupo de personas y comenzó a dividir pequeñas parcelas con hilos para organizar el asentamiento que, según ellos mismos indicaron, llevó sólo una semana de planificación.
Con el pasar de las horas el boca en boca fue haciendo llegar la noticia a los oídos de vecinos de distintos barrios que comenzaron a llegar de manera masiva al predio. Los mismos tomeros aseguran que se instalaron alrededor de 400 familias, número que la Policía minimizó.
Por la extensión de las tierras, todos los que llegaban pasaban y tenían “su terrenito”, aunque los mejores ubicados fueron los primeros en ser ocupados.
Quitar los matorrales fue en lo que se ocupó la mayor parte del tiempo de los tomeros, quienes con picos y palas comenzaron también a emparejar el terreno. Esas tierras son propiedad de un privado, que lo mantiene alquilado para la producción de alfalfa.
Uno de ellos aseguró que si bien son concientes de que se trata de una usurpación y que eso es un delito, la necesidad los empujó a actuar de esa manera. “No tenemos donde vivir, somos todos trabajadores y se nos hace imposible poder pagar un alquiler, y cuando hacemos saber nuestro problema de falta de vivienda nos mandan a El 30, y no queremos ir ahí”, dijo.
Por su parte, un joven que también decidió asentarse en el lugar con su familia señaló: “Las tierras estas están abandonadas hace como treinta años. No sé quién es el dueño, pero nunca hizo nada, están totalmente en desuso, ¿por qué no pueden ser destinadas a darle un lugar para vivir a los que no tenemos la posibilidad de contar con una vivienda digna?”
La Policía llegó al lugar cuando la usurpación era incipiente y sólo había un puñado de personas ingresando. La actitud de los efectivos fue pasiva y según explicaron sólo se hicieron presente con el fin de custodiar la zona e intervenir si llegasen a producirse cualquier tipo de desmanes.
 
La Justicia presente
Ni bien se anotició del comienzo de la instalación de una nueva toma en la ciudad, se acercó el juez Gustavo Herrera, quien entabló un diálogo con los ocupantes del terreno a quienes les informó que lo que estaban haciendo era un delito y que la Justicia actuaría en consecuencia.
El magistrado también les manifestó que les prohibiría la posibilidad de ingresar materiales para comenzar a levantar viviendas en el predio.
Desde el Poder Judicial aseguraron que los usurpadores se habían comprometido a no llevar materiales.
Sin embargo, minutos después, los tomeros ya habían improvisado un puente peatonal por el cual cruzaban el canal que pasa por allí con herramientas que utilizaron para poner en condiciones el terreno.
Por su parte, desde el Juzgado interviniente informaron que el mañana habrá una reunión con autoridades provinciales.
 
Y llegó la segunda
A medida que pasaban las horas cada vez más familias llegaban al predio hasta que comenzó a desbordarse. Por eso no extrañó que por la noche, otro grupo de personas ocupara un nuevo terreno, también sobre Perón, pero del otro lado de la calle, a varios metros en dirección hacia el norte.
La situación en la zona era tensa mientras la Policía mantenía custodia.

Nuevos casos que encienden la alarma

El domingo 20 de enero se inició otra toma que hoy, a sólo dos semanas, ya parece consolidada.
 
Las dos tomas de ayer se suman a la que se inició el domingo 20 de enero en la calle Lisandro de la Torre, a metros de la Ruta 22. Allí se instalaron 30 familias que hoy continúan en el lugar en lo que ya es un asentamiento consolidado.
Desde el Municipio intentaron negociar, pero lejos estuvo de poder alcanzar algún tipo de acuerdo. Si bien las autoridades reconocen que es una realidad el déficit habitacional en Cipolletti, aseguran que proyectos como el Distrito Vecinal Noreste justamente van en esa dirección, buscando paliar esa situación. Por eso creen que instalarse en terrenos privados no es la manera en que debería solucionarse el tema.
Las tomas son un fenómeno que lleva muchos años de historia, pero en la actualidad parece haber un efecto contagio por lo que la alarma se encendió en los despachos oficiales que por el momento no han sabido como hacer frente a la problemática.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario