El clima en Cipolletti

icon
-1° Temp
87% Hum
LMCipolletti

Denuncian violenta represión en el Mapu

Afirman que un adolescente podría perder un ojo tras ser alcanzado por numerosas balas de goma. Volvía de un cumpleaños cuando se topó con un enfrentamiento, quiso escapar y le dispararon.

Familiares y docentes de Ulises Bazán, de 16 años, concurrieron ayer a la Fiscalía 3 para ratificar la denuncia por el hecho, ocurrido en la madrugada del domingo.
 
Ulises Bazán, de 16 años, podría llegar a perder la visión de su ojo derecho como consecuencia de uno de los diez perdigones de balas de goma que recibió en su cuerpo. El hecho se registró durante la madrugada del domingo en el barrio Anai Mapu y según  relató su madre, el adolescente fue atacado por la Policía en medio de un enfrentamiento entre el personal de la Subcomisaría 81 y un grupo de jóvenes.
El herido fue intervenido quirúrgicamente ayer por la mañana y dado de alta ya que su vida no corría peligro. Los médicos creen que podría llegar a perder, al menos, el 20 por ciento de la visión. Su madre radicó la denuncia en Fiscalía y el próximo martes deberá llevar al menor para que declare ante Silvana García, quien está a cargo de la investigación.
Yanet Barra, la madre del menor, acompañada de autoridades del CEM 147, al que asiste su hijo, e integrantes de organizaciones sociales y de Derechos Humanos se presentó ayer para ratificar la exposición original. “Parece que no me quisieron tomar la denuncia” ya que no contaba con firmas ni sellos, afirmó.
La fiscal García solicitó las prendas de vestir de la víctima y que presentaran testigos para esclarecer el hecho.
 
Atacados
Según la versión que aportó Barra, eran cerca de las 4 de la madrugada cuando su hijo regresaba a su casa de un cumpleaños. El adolescente caminaba con algunos amigos cuando vieron que la Policía estaba enfrentándose con un grupo de jóvenes. “Primero se arrojaban piedras y después los efectivos comenzaron a tirar con sus armas”, comentó la mujer.
De inmediato, la víctima y sus amigos corrieron a la casa de donde venían. “Saltaron por el portón porque ya habían cerrado la vivienda y fue ahí que les tiraron”, argumentó. La mujer aseguró que a Bazán le dispararon hasta cuando estaba en el suelo. Recibió dos disparos en la mejilla, uno en el ojo derecho, cuatro en las piernas y uno en una de sus manos. La herida más comprometida la sufrió en el ojo derecho.
Integrantes de agrupaciones sociales denunciaron que no es la primera vez que la Policía arremete y ataca a jóvenes del Anai Mapu y ante la situación exigieron a las autoridades que quienes hayan protagonizado las agresiones sean juzgados. “Esto no es nuevo y esperamos que se tomen las medidas adecuados contra las responsables”, afirmó una profesora del CEM 147.

Dejá tu comentario