El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
17% Hum
LMCipolletti

De colaborador aplicado a técnico

Frutos asume el reto de devolverle a Cipo una identidad futbolística y tratar de establecer un nuevo vínculo con el hincha. Tras años junto a Perilli y un semestre en el fútbol formativo de la institución, pegó el salto.

Con apego al trabajo de campo, el ex enganche guarda una importante videoteca del fútbol de ascenso y muchos contactos.
 
Lorenzo Frutos no llega a Cipolletti… extiende su permanencia en una función que no le resulta extraña, más allá del debut protocolar como técnico que tendrá esta mañana al recibir a los jugadores del equipo Albinegro en el Torneo Argentino A.
Cuando llegó a la región en los ‘90 para jugar de enganche en el recordado equipo de Darío Tempesta (para bien y para mal), no imaginó que su vida cambiaría tan radicalmente.
Una estupenda campaña que tuvo al club rionegrino muy cerca de la primera división hasta que estallaron los conflictos económicos por un proyecto irreal respecto a las posibilidades económicas de la institución que entonces comandaba Jorge Galavenesky, ayudaron al idilio que el profesional y su familia sintió por la ciudad.
Por eso no dudó, y cuando su carrera de futbolista llegó al fin, volvió al Alto Valle para completar los últimos movimientos bajo el mando de Domingo Perilli y quedarse a vivir.
“Mingo” trabajó con varios compañeros como ayudantes de campo, pero fue Frutos el que le entregó un plus a su esfuerzo por construir una estructura deportivamente confiable, más allá de las diferencias económicas con sus competidores.
De a poco, con el romanticismo que desplegó con su juego sobre el campo de juego,  Frutos fue desnudando una personalidad metódica, convirtiéndose, sin pretenderlo, en un gran productor televisivo consiguiendo imágenes de cuanto rival se cruzaba en el camino del equipo.
La videoteca que atesora y le permite tener conocimientos profundos de jugadores de ascenso, copiar movimientos o descifrar secretos de los entrenadores que dan vueltas por la categoría más importante del fútbol en las provincias.
Estuvo cerca de ser designado técnico en el invierno, pero la cuestión interna de conducción en el Club lo hizo perder la chance a manos de Marcelo Yorno. Meses después, con una estructura en conflicto interno permanente, sin ideas colectivas sobre el terreno, con problemas financieros, pero a tiempo de torcer el rumbo y no comenzar a pensar en cosas peores, aceptó el desafío.
No puso reparos respecto a la condiciones, la necesidad de bajas y marginó apetencias importantes respecto a refuerzos. Se refugió en los conocidos y la capacidad probada de Mauricio Serenelli para explotar al máximo el físico de sus dirigidos. Sumó a Rodrigo Muñoz como ayudante, un joven profesional al que conoció con profundidad durante su paso como coordinador general del fútbol formativo Albinegro.
Firmó por un año para tener la posibilidad de armar “su” plantilla en la próxima temporada y fue claro ante los dirigentes: “Debemos ser conscientes que el sueño del ascenso quedó lejos para nosotros. Esto es fútbol y todo puede pasar, pero debemos conocer nuestras limitaciones”, fue el cable a tierra que tiró en plena sala de reuniones.
Sus desafíos inmediatos no son menores, debe encontrar una identidad de juego para el equipo, mejorar en cuanto a resultados y tratar de recomponer así la relación con el hincha que definitivamente le ha dado la espalda en los últimos meses como un mensaje subliminal de disconformismo a la directiva.

Se fue Petti

Ezequiel Petti, goleador de Cipolletti en la primera mitad de la actual temporada en el Argentina A dejó la institución sorpresivamente aduciendo cuestiones personales.
Oriundo de Balcarse, de donde llegó proveniente del Club Racing de esa ciudad cuando Marcelo Yorno se hizo cargo del primer equipo Albinegro, el “9” jugó de titular en casi todos los partidos y señaló 7 tantos, ostentando el cuarto puesto del ránking como máximo artillero.
Sin embargo, el lungo nunca se convirtió en incuestionable.
Con la llegada de otros nombres en su puesto y la permanencia de Jeremías Attadía en la plantilla ni siquiera tenía asegurada una de las once camisetas bajo el mando de Lorenzo Frutos.
Juan José Chelía fue el que habló con el representante del atacante y le expresó el deseo de seguir contándolo, pero sin condicionantes.
Petti tendría una oferta de Alvarado de Mar del Plata para seguir en el Argentino B.
El jugador debe presentarse esta mañana en La Visera para entregar las llaves del departamento y tener la posibilidad de despedirse de sus compañeros.

Plantel bien reducido

La baja de Ezequiel Petti se suma a la de Alan Yorno, Gustavo Bordicio y Franco Valori para terminar la temporada en el Argentino A, auque podrían no ser las últimas.
En contrapartida, los directivos confirmaron el regreso de César Medina, Orlando Porra y Henry Sáez, aunque se conoció que el mediocampista estaría acoplándose el martes porque se retrasó en Villa María, Córdoba, destrabando su pase y empacando sus objetos personales.
La cuestión económica pesa más que nunca en los planes de la Subcomisión. El cuerpo técnico de Lorenzo Frutos lo sabe y no desconoce que hasta el cierre de la competencia deberá conformarse con poco, incluso respecto al número.
A la pretemporada que se pondrá en marcha en su tramo más intenso a partido del 2 de enero, es probable que se convoquen 24 futbolistas; seis menos a los que trabajaban a diario bajo las órdenes de Marcelo Yorno.
Por eso no deberá sorprender que algunos juveniles con poco rodaje regresen a la Liga Deportiva Confluencia, luchando junto a Henry Homann por una nueva oportunidad en el Argentino A.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario