El clima en Cipolletti

icon
Temp
40% Hum
LMCipolletti

Cruzar a Neuquén en horarios pico de la mañana, una odisea diaria

De lunes a viernes, miles de cipoleños que trabajan en la vecina capital padecen largas demoras en la zona de los puentes carreteros por el cobro del peaje.

Los "cuellos de botella" en la circulación se generan en el ingreso a la rotonda por calle Pacheco, a la altura de la Policía Caminera y en el acceso al puente nuevo.  

Cuando sólo queda un mes para que no se cobre más peaje en los puentes carreteros, los miles de cipoleños que trabajan en Neuquén siguen padeciendo en los horarios pico de la mañana significativas demoras para circular en el sector.
La situación se genera en los días hábiles a partir de las 7.30 y se mantiene hasta alrededor de las 9. Son contadas las oportunidades en que los automovilistas pueden trasladarse a la vecina provincia sin complicaciones en esa franja horaria.
Hay tres puntos clave en los que se generan los denominados “cuellos de botella”. El primero es en el acceso por calle Pacheco a la rotonda en la que confluyen las rutas nacionales 22 y 151. En ese lugar, los conductores ya deben reducir la velocidad a paso de hombre y detenerse totalmente en forma constante.
El segundo es el que se hace en la zona de la Policía Caminera, ya a unos 150 metros de las cabinas de peaje de la empresa Caminos del Valle, actual concesionaria del Corredor Vial 29.
Y el tercero es el que se genera para entrar al puente nuevo. Allí es un descontrol el tránsito porque los automovilistas se ven obligados a no respetar las dos vías de circulación por la enorme cantidad de vehículos que queda al mismo tiempo en ese pequeño trayecto del camino.     
 
No levantan la barrera
Ante esta situación, queda claro que no se cumple con la obligatoriedad de liberar el paso cuando la espera en una cabina de peaje destinada a automóviles supera los 3 minutos. En las mixtas, el tiempo permitido de demora es de 4 minutos y tampoco se levantan las barreras.
También hay otra pauta que estipula el no cobro del canon que es cuando la fila supera los 15 vehículos. En el peaje cipoleño esto tampoco se cumple. 
Bronca, malestar, indignación y muchos insultos al aire son los que se perciben todas las mañanas en la zona de las cabinas. La repetición de bocinazos es una constante, pero a nadie parece importarle.
Afortunadamente, sólo restan 31 días para no tener que pagar más peaje para cruzar a la vecina capital, algo que será un gran alivio en la circulación y también una ayuda a los bolsillos de quienes deben hacer el trayecto varias veces por jornada.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario