El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
56% Hum
LMCipolletti

Crece la violencia familiar en la ciudad

El programa municipal Ruca Quimei, que brinda asistencia, capacitación y prevención a víctimas de maltratos pasó de atender 213 solicitudes en 2011 a 565 durante este año.

Según explicaron, se debe a muchos factores pero esencialmente a que las mujeres, que son las principales víctimas, sienten mayor protección por parte del Estado.

El programa municipal Ruca Quimei, encargado de dar asistencia, capacitación y prevención de la violencia familiar, crece año a año recibiendo cada vez más consultas.
Se trata de un organismo que tiene sus oficinas en la calle La Esmeralda 1.870, dependiente de la Secretaría de Acción Social, que lleva más de veinte años trabajando en la ciudad.
Pero en el último tiempo adquirió una mayor notoriedad y visibilidad, a la vez que lo hizo la problemática social que desde allí se aborda.
Raquel Pincheira, asistente social responsable del área, explicó que las personas que acuden para recibir su atención “son, en gran número, de oficio, es decir que son derivados desde el Poder Judicial, con el que tenemos una estrecha y fluida relación”. Mientras que otro grupo, un poco más reducido aunque también significativo, lo hace por decisión propia.
La mayoría de las víctimas de violencia familiar son mujeres, aunque desde Ruca Quimei aseguran que también acuden hombres violentados por sus parejas. El programa da atención tanto a víctimas como a quienes ejercen los maltratos. "Estos últimos son, en algunas ocasiones, más reacios a asistir, pero en muchos casos lo ven como una obligación, principalmente cuando se trata de casos judicializados”, señaló Raquel.
El personal del organismo está compuesto por cinco personas, entre las que hay una asistente social, dos psicólogos, una operadora y una administrativa. Entre ellos, en este año, realizaron 565 entrevistas de admisión, un número significativamente alto si se tiene en cuenta que el 2011 había sido el récord con 213. Es decir que el incremento percibido de consultas y solicitudes de atención durante 2012 fue superior al 165%.
Estos números llaman poderosamente la atención y desde Ruca Quimei aseguran que los motivos son varios. Por un lado, creen: “Hoy en día las mujeres, principales víctimas, sienten mayor protección por parte del Estado, cuentan con más garantías, no se sienten desprotegidas, saben que son acompañadas”.
En tanto, otra de las variables que –manifestaron– repercute para que se dé este aumento de casos constatables, es que “la violencia también se va incrementando, la sociedad hoy es más violenta y hay muchas cosas que hacen que esto sea así, como por ejemplo el alcohol y la proliferación del consumo de distinto tipos de drogas”.
Aunque Raquel, a su vez, remarcó que principalmente lo que nota es “una mayor sensibilización social al respecto, la violencia familiar y la de género, que tienen mucha relación, son temas que hoy ocupan un lugar destacado en el debate público”.

Es una problemática que abarca a todos los sectores sociales

Concientizar a la población sobre este problema social es uno de los principales objetivos de Ruca Quimei.
 
Una de las principales tareas de la entidad es la de generar conciencia en la sociedad sobre una problemática que es mucho más común de lo que muchos creen. “En todas las familias se puede dar este tipo de situaciones, independientemente de su condición social, o del barrio en el que vivan, hoy los casos son más visibles pero la mayoría sigue permaneciendo oculto”, indicó la asistente social Raquel Pincheira.
Y hacerlo visible, no los casos particulares sino la problemáticas social, es uno de los objetivos que se plantean en Ruca Quimei. Por eso es que se realizan charlas, exposiciones y capacitaciones, principalmente en los colegios secundarios de la ciudad.
Al respecto, Raquel contó una anécdota ocurrida hace poco menos de un mes, más precisamente el 23 de noviembre, cuando organizaron una jornada “Por la no violencia contra la mujer”.
“Fue un día bastante feo, hubo mucho viento, en un momento nos preguntamos que estábamos haciendo ahí, pasaba muy poca gente, pero una mujer a la que le entregamos el folleto vino, unos días después, a la oficina a contar su problema, con lo que nos dimos cuenta que había valido la pena esa jornada que en ese momento no habíamos sabido valorar”, dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario