El clima en Cipolletti

icon
Temp
47% Hum
LMCipolletti

Correa advirtió que "no habrá perdón ni olvido"

El presidente ecuatoriano acusó a su antecesor, Lucio Gutiérrez, de impulsar la rebelión ocurrida ayer. Además, ratificó la vigencia de la ley que originó la violenta revuelta. Crédito (Foto: AP)

Quito.- Desde el balcón principal del Palacio de Gobierno, Correa acusó al ex presidente Lucio Gutiérrez de impulsar la sublevación de policías que ayer por la tarde puso en jaque la continuidad de su gestión y provocó severos incidentes en Quito y en Guayaquil.
"No fue la Policía. Pronto se descubrieron los verdaderos motivos de quien estaba detrás de esto... los verdaderos motivos. Era Lucio Gutiérrez, eran los miserables de la oposición", vociferó ante una multitud que se reunió frente a la Casa de Gobierno.
Explicó que supo que la rebelión estuvo impulsada por su antecesor en el Regimiento de Quito cuando dijo que "nadie ha hecho tanto por la Policía como este gobierno" y le respondieron: "Mentiroso, sí lo hizo Lucio" (Gutiérrez, coronel que presidió el país entre 2003 y 2005).
Mientras tanto, a muy pocas cuadras de allí, militantes opositores continuaban enfrentándose con activistas que respondían a la oposición y con algunos policías sublevados que aún no aceptaron el regreso de Correa al poder.
Correa agradeció a los presidentes de la Unasur, que esta madrugada se reunieron de urgencia en Buenos Aires para firmar una declaración conjunta en defensa de la democracia y el gobierno constitucional ecuatoriano.
El mandatario adelantó que habrá sanciones para quienes encabezaron la sublevación y desafió: "Sepan que esta ley no va a ser revocada". De ese modo se refirió al recorte salarial en las fuerzas de seguridad que dio origen a la revuelta en la capital del país caribeño.
Además, el jefe de Estado ecuatoriano destacó ante la multitud que lo aguardaba desde el mediodía en la Plaza de la Libertad su agradecimiento a todos los que fueron a manifestar su solidaridad "y cobardemente los recibieron con gases pimienta, piedras y balas".
"Impresionó increíblemente" –dijo- que en medio de la situación, “ministros y militantes llegaran al hospital para apoyarlo. "Con gente así nunca vamos a perder", puntualizó.
Aunque advirtió, en sus primeras afirmaciones desde el Palacio de Gobierno: “Es un día de profunda tristeza que jamás creí que iba a llegar a mi gobierno”.
También dijo que "jamás” aceptará negociar “bajo presión”. “Con el diálogo, todo", agregó el mandatario en referencia a la pretensión de negociar bajo presión que planteaban los efectivos sublevados.
 "Cómo pueden llamarse policías quienes hacen eso”, se preguntó. Y explicó que su administración “fue la única que ha subido tanto los salarios de los policías”.
"Nadie ha hecho tanto por la Policía como este gobierno, nadie ha mejorado tanto sus sueldos; cuando vi tanta agresividad, me sentí triste, como si hubiera recibido un puñal por la espalda", dijo al hablar desde un balcón de la sede del Gobierno.
Y lanzó: “Que sirva de ejemplo que a través de la conspiración, la mentira, la infamia intentan detener la revolución ciudadana".
Más tarde, el presidente ecuatoriano ofreció una conferencia de prensa en cadena nacional. Allí aseguró que “lo que pasó fue un intento de golpe de Estado pero luego todos los policías acabaron pidiendo disculpas”. Durante su alocución, Correa afirmó que "no habrá perdón ni olvido tras el intento de golpe".
Además destacó: “No se trató de una legítima reinvindicación salarial sino de un claro intento de conspiración combinada con el cierre del aeropuerto, el cierre de canales del Estado por parte de los seguideros de los Gutiérrez, que  esperaban dejar un manto de sangre en el suelo ecuatoriano y desestabilizar el gobierno y así ganar lo que no pueden ganar en las urnas, todo fue de una agresión enorme”.
“Agradezco a mi seguridad que se jugó la vida por su presidente y al GOE que no permitió que los rebeldes entren al hospital”, señaló y relató: “En el hospital me dieron los primeros auxilios pero me dijeron que no iba a salir si no revocaba la ley. Cuánta ignorancia, como si un presidente pudiera revocar la ley”.
Recordó luego lo que dijo en cautiverio: “Yo salgo como presidente o como cadáver” y a su vez afirmó: “Los rebeldes reconocieron ser utilizados”.
Señaló además: “La Policía nacional seguirá contando con nuestro apoyo. Serán sancionados los que participaron de esto. No habrá perdón ni olvido, no daremos un paso atrás. Esto merece una profunda depuración. Fue un día muy triste pero estoy orgulloso de ser el presidente de la República de Ecuador, ¡qué viva la patria y a hasta la victoria siempre!”. (Fuente: INFOBAE)

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario