El clima en Cipolletti

icon
Temp
78% Hum
LMCipolletti

Confesó el abuso sexual de comerciante

En el inicio del juicio, un delincuente neuquino admitió haber golpeado, violado y robado a una joven que atendía un negocio de calle Brentana.

El joven que comenzó a ser juzgado ayer por haber abusado, atacado a golpes y robado a una empleada de un céntrico comercio de esta ciudad confesó haber sido el autor de los hechos que se le imputan. 
El tribunal de la Cámara Segunda también escuchó la declaración de la víctima y de otros cinco testigos.
En la audiencia de hoy a las 17 se escucharán los alegatos y los pedidos de penas para el neuquino Daniel Parra.
Pasadas las 10.30, se inició el juicio que se extendió hasta la tarde. La querella había requerido que el acusado no presencie el testimonio de la joven de 25 años. Tras haber hecho lugar a la solicitud, escucharon su versión.
“Su declaración fue precisa y conmovedora”, confió una fuente judicial. La chica dio detalles precisos de cómo el delincuente entró a su negocio, la amenazó con un cuchillo para luego abusarla sexualmente y robarle.
Después fue el turno del acusado. Pese a que durante la investigación había negado haberla violado, cuando fue consultado por el tribunal confesó la autoría.
También declararon dos policías. Uno fue el que detuvo al sospechoso, y el otro, un motorista, quien fue el primer refuerzo en llegar al local tras el alerta de una vecina. Ambos coincidieron en sus versiones y afirmaron que alcanzaron a dar con él antes de que pudiera fugarse.
 
Versiones incriminantes
Dos mujeres dijeron que escucharon los gritos de la joven mientras era atacada y fue una de ellas la que dio aviso al policía que atrapó a Parra. Otra de las testigos fue una muchacha que pasaba ocasionalmente y que alcanzó a ver cuándo el imputado huía del negocio.
Los testimonios sumados a la confesión del detenido y la prueba recabada durante la investigación no dejan dudas de su culpabilidad. Fue acusado de abuso sexual agravado por el uso de arma en concurso real con robo. Fuentes judiciales informaron que en marzo de este año había sido condenado a 10 años de prisión por la Justicia neuquina por el delito de abuso sexual.
El acusado ingresó cerca de las 13.30, cuando la víctima estaba por cerrar el comercio que estaba ubicado sobre calle Brentana a metros de Fernández Oro. Tras amenazar con un cuchillo a la joven, que se encontraba sola, abusó de ella, luego la golpeó violentamente y antes de retirarse, le robó.
Tras el alerta, el sospechoso fue detenido a tres cuadras. Desde entonces, se encuentra alojado en la ex alcaidía de Roca, donde cumple la condena que le impusieron jueces de la capital vecina.

Dejá tu comentario