El clima en Cipolletti

icon
Temp
79% Hum
LMCipolletti

Comenzaron los alegatos en el juicio a Susana Freydoz

En la Ciudad Judicial de Roca, la Fiscalía y la defensa expondrán hoy sus argumentos. La única imputada en la causa está presente en la sala de audiencias.

A partir de hoy, cuando la fiscal Laura Pérez y el abogado defensor Alberto Richieri expongan sus alegatos, el juicio por la muerte del gobernador Carlos Soria –que tiene a Susana Freydoz como acusada–, comenzará a recorrer los últimos tramos hacia la sentencia.
Los jueces Carlos Gauna Kroeger, María Evelina García y Fernando Sánchez Freytes deberán resolver en los próximos 8 días hábiles si condenan a la acusada por homicidio calificado, agravado por el vínculo y uso de arma de fuego.
En varias audiencias realizadas durante octubre, declararon 31 testigos, entre ellos, los hijos del matrimonio Soria, Martín, Germán, Carlitos y María Emilia, quienes a excepción del intendente de Roca lo hicieron a puertas cerradas.
Los familiares y amigos coincidieron en las discusiones frecuentes del matrimonio y el estado de celos permanente de Freydoz. También se mencionó el consumo de alcohol y fármacos (Alplax) por parte de la acusada.
En el debate como en la requisitoria fiscal de elevación a juicio se citó en varias ocasiones a una kinesióloga de nombre Paula, que trabajaba en Adanil (Asociación de Ayuda al Niño Lisiado) como el principal motivo de los celos que tenía la imputada. Incluso, a la mujer se la vinculó con un mensaje de texto que, días antes de la tragedia, la acusada encontró en la bandeja de salida del celular de Soria.
Sus amigas confirmaron al tribunal que Freydoz les comentó en varias oportunidades de su sospecha hacia la kinesióloga, de unos 30 años, y hasta en una ocasión le pidió a una de ellas que hiciera una guardia frente al domicilio de la profesional. También se ventiló en el debate que, en ocasión de un acto de inauguración de una obra pública, cuando Soria era aún intendente de Roca, Freydoz divisó a la kinesióloga entre el público; fue hasta ella y le dijo que se retirara.
 
El final de la víctima
Según la instrucción, en la madrugada del 1 de enero de este año y luego de la cena familiar en una vivienda situada sobre la Ruta 6, camino a Paso Córdova, Soria se retiró a dormir. Su mujer, que estaba juntando la mesa y ordenando la cocina, dejó lo que estaba haciendo y salió detrás. Por su parte, el novio de Emilia Soria, Mariano, se dirigió a su cuarto y se acostó.
La aparente tranquilidad no duró mucho y una discusión del matrimonio motivó a la hija, María Emilia, a cerrar la puerta del dormitorio donde se había acostado su pareja.
A los pocos minutos, se sintió el disparo de un revólver calibre 38 “Smith and Wesson”. Soria quedó tendido en el costado derecho de la cama matrimonial. El disparo que impactó en su rostro y que le produjo la muerte recorrió a 245 metros por segundo la distancia de más de 70 centímetros y menos de 2 metros que separaron a la víctima de su atacante.
La primera en correr a la escena del crimen fue María Emilia. Enseguida, los gritos despertaron a Valentín, quien fue quien dio aviso a los policías que estaban a unos 100 metros, en el exterior de la vivienda, mientras su novia intentaba controlar a Freydoz. A los pocos minutos, llegó Martín Soria y la ambulancia con el personal médico. A pesar de los intentos de reanimación y del traslado al hospital, la víctima murió por las lesiones encefálicas hemorrágicas y destructivas.
En el juicio oral, el abogado defensor de la acusada intentó poner en duda los procedimientos que se realizaron para revivir a Soria. El perito Francisco Delgado planteó que la causa real del deceso pudo haber sido la asfixia por la sangre. De manera paralela, cuestionó las actuaciones periciales en el lugar del hecho y durante la autopsia. 
Además del testimonio de los familiares y amigos, gran parte de esta causa se apoyó en los informes de los peritos.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario