El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
14% Hum
LMCipolletti

Circulaba a altísima velocidad y protagonizó un violento choque

Un joven a bordo de un Renault Sandero embistió a un taxi, cuyo conductor sufrió heridas de gravedad. Ocurrió en Vélez Sarsfield y Puerto Belgrano.

Se investiga si estaba alcoholizado, ya que habría admitido haber bebido antes de manejar.
 
En una violenta colisión, un taxista sufrió heridas de gravedad por las que debió ser hospitalizado. Testigos afirmaron que el otro rodado involucrado, un Renault Sandero Stepway, circulaba a altísima velocidad por la calle Vélez Sarsfield y no pudo eludirlo. El presunto responsable del choque, de sólo 18 años, habría admitido a su padre, frente a policías y testigos, haber consumido alcohol antes de iniciar su recorrido.
El incidente vial se produjo aproximadamente a la 1.50 de ayer cuando el vehículo del transporte de pasajeros se desplazaba por Puerto Belgrano, en dirección al paso a nivel. Las causas y responsabilidades del siniestro serán determinadas al cotejar los resultados de las distintas pericias ya que, el Sandero se movilizaba por la derecha aunque por el lugar donde comenzó a frenar puede presumirse que se encontraba lejos de la encrucijada.
En el cruce de calles el taxi fue impactado y su conductor sufrió fractura de cráneo y hundimiento del parietal izquierdo. "Está internado en observación, porque se tiene que descartar la existencia de daños neurológicos", afirmaron autoridades de la Comisaría Cuarta. También se detalló que sufrió golpes en la cadera y en una pierna.
 
Frenada
En el lugar del choque una extensa huella de neumáticos sobre calle Vélez Sarsfield sustenta los dichos de vecinos del barrio San Pablo u ocasionales testigos. El rodado mayor circulaba a una velocidad muy superior a la permitida y, a pesar de que su conductor accionó los frenos, no logró evitar el choque. Golpeó al taxi, un Renault Logan, en el centro de su lateral derecho. Las marcas de caucho en el pavimento tenían unos 28 metros, según mediciones realizadas por personal de Criminalística de la Policía.
Los investigadores tomaron nota de la trayectoria de ambos autos tras la colisión. El taxi se desplazó en forma lateral, lo que denota que fue arrollado.
Gonzalo Jáuregui, hijo de un reconocido comerciante de autos, conducía el rodado sospechado de sobrepasar el límite de velocidad.
En el vehículo de transporte público, por fortuna, no viajaban pasajeros. La puerta trasera, al igual que la del acompañante, se hundieron y los hierros de sus estructuras quedaron dentro del habitáculo.
La violencia del encontronazo fue tal que, una vez que se detuvo, casi sobre la vereda de la ciclovía, visto de frente el taxi parecía tener su mitad trasera estacionada en forma oblicua.
Se presume que el chofer del taxi, de apellido Larralde, golpeó su cabeza contra el chasis, lo que le ocasionó las serias lesiones.
 
Alcoholemia
Por las características del hecho se inició una investigación en el fuero Penal debido a la existencia de heridas graves. Los funcionarios judiciales tendrán a su disposición los resultados de los test de alcoholemia de ambos implicados, ya que Criminalística tomó las muestras correspondientes. Quienes presenciaron el procedimiento policial y de asistencia médica confirmaron que el joven confirmó a sus familiares que había bebido alcohol. Incluso, habría detallado que acababa de salir de un local nocturno. "Igual, eso no significa que el test de positivo", afirmaron fuentes policiales.
Jáuregui resultó con lesiones leves a pesar de que su rodado también se deformó por el golpe. La "trompa" de la unidad quedó destruida.
Sin embargo, los airbags se activaron y redujeron la violencia de la brusca detención, evitando que el conductor sufriera graves consecuencias.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario