El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
39% Hum
LMCipolletti

Cipolletti se reinventó a sí mismo

Transitando la Reválida, el buen momento del equipo invita a la mesura, pero de la mano de Morales ha logrado revertir una temporada que comenzó muy mal y en el medio sufrió una transformación total.

El domingo, cuando visite a Rivadavia en Lincoln, podría quedar abrochada la permanencia.
 
Lo que sucedió en Cipolletti no es normal. Haber salido del fondo de la tabla de posiciones con un estilo audaz, al término de una reestructuración deportiva y económica en la plantilla, cambiando el técnico, cortando jugadores y nutriéndose con chicos del club suele deparar destinos más sinuosos.
Hasta la superficie de su cancha le cambió al Albinegro modelo 2011/12 que arrancó la campaña siendo local en Allen bajo la dirección técnica de Lorenzo Frutos y el miércoles a la noche pareció decirle adiós definitivamente a los fantasmas deportivos sobre el sintético de la nueva Visera.
Matemáticamente el desafío aún no está terminado, pero parece difícil que los ahora conducidos por Rogger Morales deban jugar a esta altura, siquiera, una promoción para mantenerse en el Argentino A. Tampoco lo merecerían.
Un presente auspicioso que no debe olvidar los yerros cometidos en el pasado reciente, desde el destino de fondos para elegir jugadores foráneos hasta cambiar la cancha de manera unilateral, a semanas de la primera fecha de competencia por una campaña política y respondiendo a intereses personales del ex presidente de la institución, Julio Arriaga.
Sorprendente para 8 meses, tanto o más que los 8 encuentros consecutivos hilvanados sin derrotas que han modificado el objetivo, dando espacio al sueño de disputar la Promoción por subir.
La clasificación es positiva por la continuidad en competencia, pero está claro que todo lo que produzca el grupo después de mantenerse en la categoría será un plus.
 
Reconquista
No fueron tantos los presentes en el último partido, pero los 1.500 que se ubicaron en la tribuna se fueron reconquistados por un equipo que ha comenzado a hacer de la posesión de pelota una identidad, su carta de presentación.
En el intento, los riesgos son mayores, pero el técnico tiene en claro que ese es el camino escogido y ha logrado identificación en sus dirigidos.
Cipolletti se reinventó a sí mismo para ponerle fin a un tobogán que parecía no detenerse nunca y empezar a jugar de una manera diferente, ofensiva, linda estéticamente para el público.
Morales ha ganado esta pequeña lucha de la mano de los resultados positivos. Los principios del técnico no se hubieran alterado en caso que no haya sido así, pero las consecuencias hubieran sido lapidarias en pos de su estabilidad laboral.
No parece ser el tiempo de especulaciones negativas. Ha llegado el día de volver a reconquistar al público, reticente ante sucesivos traspiés en momentos decisivos, pero necesario para comenzar a solidificar la mesa que sostendrá el futuro inmediato de un club que necesita de los buenos momentos futbolísticos para transitar los días en paz.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario