El clima en Cipolletti

icon
30° Temp
26% Hum
LMCipolletti Amigas

Más que costureras, un buen equipo de amigas

En Confecciones Ruca Tiri reparan ropa y fabrica modelos exclusivos. Un oficio que creció con la crisis económica. En el taller trabaja un grupo de mujeres que la pasa muy bien entre telas, hilos y agujas.

El zumbido de las máquinas de coser suena como una melodía monótona. Como si manejaran autos estáticos, aceleran y desaceleran una y otra vez. Sobre el gran mesón retazos de tela cortados como figuras geométricas que esperan el hilván para darle forma a una prenda, se mezclan con otras con aspecto raído que evidentemente necesitan un remiendo. Así es una jornada laboral típica en Confecciones Ruca Tiri, que tiene su local en la primera cuadra de la calle Belgrano. Allí ofrecen una gama múltiple de trabajos, desde reparaciones complejas, el cambio de un cierre o la creación de un modelo exclusivo.

Al frente del taller está Mabel Salinas. Lo abrió hace 15 años, luego de que accediera al retiro voluntario en la empresa Hidronor, donde se desempeñó laboralmente desde los 18 años, hasta que le llegó el turno de la privatización.

Te puede interesar...

Acostumbrada a trabajar y experimentada en eso de arreglar ropa por tener cuatro hijos, un día se decidió a ofrecer sus servicios de reparación en su casa. Así se fue especializando, aprendiendo nuevas técnicas, descubriendo secretos, adquiriendo nueva maquinaria y no tardó mucho en darse cuenta que funcionaba y que necesitaba un espacio más amplio. Entonces surgió la idea de alquilar el salón e incorporar otras manos, hasta formar un equipo compuesto por una decena de mujeres colaboradoras.

“Más que compañeras de trabajo somos un grupo de amigas que trabajan juntas”, explica Salinas, con el asentimiento del resto que por un momento levanta el pie del acelerador para intervenir en la charla.

Tere, una maestra jubilada, nunca había cocido pero desde que se empapó en el oficio no lo pudo dejar más, y no solo por el dinero extra que se gana.

“Esto, cuando se hace por placer, es desestresante, te relaja. Es como una manera de arreglarse uno”, resalta.

Salinas sostiene que no es significativa la ganancia por los costos fijos que tiene para mantener el local. Pero no se le pasa por la cabeza cerrar. Lo tiene como un deber sostener al grupo de amigas.

Confecciones Ruca Tiri 2.jpg

Por la crisis, más remiendos

Como los talleres de reparación de calzados que tienen cada vez más trabajo, el arreglo de ropa también está en auge, y también se explica por la crisis económica atada a los altos costos de las prendas nuevas.

Es tanta la labor que tienen, que deben dar turnos para dentro de quince días. Ir y pedir un servicio urgente es poco menos que imposible. Los turnos se respetan, como también el tiempo de entrega. Eso se respeta a rajatablas y los resultados se ven reflejados en la cada vez mayor clientela no solo de Cipolletti, sino de otras localidades de la región.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario