El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
35% Hum
LMCipolletti

Cien embargos semanales por créditos

En esta situación pueden caer los cipoleños que no pagan en tiempo y forma los préstamos de dinero otorgados por distintas financieras. El Juzgado de Paz inicia un promedio de 20 expedientes diarios.

 

Los destinatarios de las acciones son personas que pidieron no más de 1.500 pesos y que terminan abonando una suma muy superior.
 

El Juzgado de Paz cipoleño tramita unos cien reclamos de cobro de créditos personales de consumo por semana.
El dato surge de la propia dinámica del Juzgado, que interviene en estos casos de menor cuantía desde que así lo decidió el Superior Tribunal de Justicia, en el año 2000.
Se trata de los trámites que son iniciados por empresas como Nueva Card S.A., la tarjeta de crédito Actual o Credil, que otorgan créditos rápidos por montos no demasiado grandes, que luego exigen por vía judicial.
Como se trata de montos menores frente a otros casos que son llevados a la Justicia, el propio STJ definió que las acciones que pretendan el cobro de la deuda se diriman en las oficinas de los Juzgados de Paz. Así, quedó fijado el tope de 5 mil pesos como máximo de deuda para reclamar por esta vía.
 
Judicialización

La estadística cotidiana muestra un notable incremento en los expedientes de cobro y ejecución de deuda –a través del embargo- que aparece acreditado además también en el informe anual del Poder Judicial rionegrino.
Tal como se da cuenta allí, la mayor parte del trabajo del Juzgado de Paz local está dirigido a resolver casos de violencia familiar, y –aunque tiene una competencia variada- en segundo término a contener el aumento de las actuaciones de ejecutivos y menor cuantía, como este tipo de créditos que no se pagan y son reclamados.
La judicialización del cobro genera un impacto negativo en los usuarios de estos créditos porque convierte multas pequeñas en sumas abultadas.
Es el caso de casi todos los destinatarios de las acciones legales de las casas de crédito, quienes deben 800, 1.000, o 1.500 pesos en su mayoría y terminan pagando esa suma más las costas del abogado y los intereses por el doble o más del doble del monto que debían en forma inicial.
Una vez iniciado el reclamo, por parte de la firma prestamista, el juez –en este caso de Paz- examina la documentación que se presenta y decide si se ejecuta o no la deuda.
El pago forzado se realiza mediante el embargo.
 
La menor cuantía

Desde el año 2000 los reclamos de este tipo de deudas se realizan ante los Juzgados de Paz.
Esta responsabilidad nueva para las oficinas judiciales generó desde el inicial traslado de la responsabilidad, hasta hoy, ciertos reparos de los Juzgados.
Es que las competencias de los Juzgados de Paz son variadas y van de las acciones de menor cuantía, a las ejecuciones fiscales promovidas por los municipios y comunas de la provincia, y las acciones individuales sobre derechos del usuario y el consumidor.


¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario