El clima en Cipolletti

icon
Temp
74% Hum
LMCipolletti

Avanzan las obras del edificio nuevo de Medicina en Los Tordos

El esqueleto de hormigón ya cuenta con la mayor parte de las subdivisiones en las dos plantas. Desde el Decanato tienen expectativa de poder utilizarlo en el inicio del próximo ciclo lectivo.

La construcción causó buena impresión por el gran espacio para albergar alumnos en sus ocho salones de clases.

La nueva sede de la Facultad de Ciencias Médicas de esta ciudad está en su etapa final de construcción y se mantiene la expectativa de que sea inaugurada antes de fin de año.
El esqueleto de hormigón ya cuenta con la mayor parte de las subdivisiones en las dos plantas, por lo que autoridades de la Universidad Nacional del Comahue lo recorrieron para comenzar a dimensionar su futuro lugar de trabajo y solicitar las adecuaciones necesarias.
En general, la obra de 3.000 metros cuadrados cubiertos causó buena impresión fundamentalmente por el gran espacio para albergar alumnos en sus ocho salones de clases.
“Ya habíamos hecho un repaso con docentes y jefes de cátedra, pero no estaban las divisiones. Ahora, con más nivel de detalle, las personas que van a trabajar acá pueden pedir pequeños cambios, como agregar una ventana a una oficina u otras cuestiones. Hay predisposición de la empresa para dar respuesta en los casos en los que técnicamente sea posible”, destacó el decano Álvaro Oliva, quien ofició de guía ante una comitiva de autoridades administrativas de la sede académica.
Uno de los puntos por resolver es la ubicación del Departamento de Informática que no tenía lugar asignado en el proyecto original. También llamó la atención que muchas de las puertas interiores abren hacia adentro, lo que impediría utilizar ingresos antipánico.
Medicina es la carrera que más ingresantes tiene en la región, por lo que sus instalaciones están a poco de colapsar. Para poder dictar cátedras, se deben extender los horarios y aún así hay complicaciones.
“El espacio más grande que tenemos hoy es el Aula 1, en la sede de Toschi, con 110 bancos. Y cuando empiezan las clases se puede ver que hay alumnos sentados en el suelo y otros en el pasillo, que ni siquiera pueden entrar. Aquí tendremos una con el doble de capacidad, o quizás más. Será un gran alivio”, dijo Oliva.
 
Distribución
En los dos pisos del nuevo edificio del barrio Los Tordos ya se pusieron las aberturas, cañerías e instalaciones eléctricas y los obreros están abocados a la colocación de los paneles del techo. Resta completar el sistema de calefacción y luego se iniciarán las tareas de terminación. El presupuesto oficial que será destinado para los trabajos es de 9.519.844,96 pesos.
El avance más importante para los miembros del Decanato fue la instalación de las paredes de durlock que servirán como divisiones de cada uno de los espacios que permiten visualizar la proyección de los planos.
En planta baja habrá dos aulas, dos de las secretarías de la conducción de la facultad, fotocopiadora, el buffet (orientado frente a la Casa Peusser) y la biblioteca, uno de los sectores con mayor cantidad de metros cuadrados.
También se dispuso de un lactario para que las alumnas que sean madres puedan amamantar a sus bebés. “Es algo que se solicitó y fue incluido, después se verá si es realmente utilizado o se le da otro destino”, mencionaron autoridades universitarias. Además, hay dos baterías de sanitarios y se habilitará un ascensor.
En tanto, en el primer piso se ubica al Aula Magna y el resto de los salones de clases, hay varios boxes multipropósito, el lugar de reuniones del Consejo Directivo, la Secretaría Académica y la oficina del decano. Allí, las ventanas son de gran tamaño y ofrecen una espectacular vista del resto del campus de la UNCo.
La extensión y el edificio ya existente se conectarán a través de la planta alta.

 

Los tiempos

Si bien aún restan numerosos trabajos de terminación, referentes de la empresa constructora Rowing SA son optimistas con relación a que todo estará listo antes de terminar diciembre.
Aunque el decano Álvaro Oliva fue cauto y explicó: “El control técnico de la obra está en manos de la Universidad, que tiene un seguimiento claro del estado de avance. Tenemos toda la ilusión de empezar el próximo ciclo lectivo, al menos, con parte del edificio funcionando”.
Además, contempló que “para iniciar en 2014 hay que obtener el equipamiento ya que hay que llenar esas aulas con mesas, sillas y proyectores. Seguramente haremos alguna compra de material básico nosotros”.
Si la habilitación es parcial, serán alumnos y profesores los primeros en utilizar la sede. “La prioridad la tienen las aulas, por la cantidad de estudiantes. El resto lo iremos acomodando de a poco”, enfatizó Oliva.

Dejá tu comentario