El clima en Cipolletti

icon
26° Temp
52% Hum
LMCipolletti

Atraparon a homicida que llevaba dos años escondido en Cipolletti

El joven, que estaba condenado a perpetua, se había escapado de la cárcel de Cutral Co. Vivía en precarias condiciones en una vivienda de Naciones Unidas.

La propiedad donde fue hallado sería de su abuela. Lo detuvieron ayer a la mañana tras casi un mes de investigación sobre sus movimientos.
 
En una casa a medio construir, con las aberturas sin vidrios pero cubiertas de ladrillos apilados, y casi sin comodidades, con tan sólo una cama de una plaza, sin gas y un foco para iluminar todos los ambientes del interior. En este lugar, ubicado en calle Naciones Unidas al 1.600 de esta ciudad, vivió durante los últimos años Cristian Damián Humberto Manzini, un delincuente condenado a cadena perpetua que estaba prófugo desde mediados de 2010, cuando escapó por los techos de las viviendas aledañas a una cárcel de Cutral Co.
El delincuente cayó ayer a primera hora en la precaria vivienda del barrio Villarino. Y de este modo, el departamento de Recaptura de Evadidos de la dirección de Delitos de la Policía de Neuquén, le puso fin a 25 días de trabajo de inteligencia sobre sus movimientos y el inmueble que utilizaba para ocultarse.
Manzini, de 30 años y condenado a cadena perpetua por el delito de homicidio agravado, según informó la Policía, fue sorprendido mientras dormía sobre una cama de una plaza, el único mueble con el que contaba. No tuvo tiempo para nada, por lo que no opuso resistencia.
Tras ser detenido, lo trasladaron a la sede del departamento de Delitos de Neuquén capital y luego hacia la U11 donde quedó alojado.
 
De su abuela
Las fuentes policiales afirmaron que la humilde propiedad en la que lo atraparon, pertenece a su abuela. Además, revelaron las condiciones en las que vivía: “No tenía comodidades; era todo bastante precario y el lugar parecía un aguantadero”, precisaron. “Los familiares se encargaban de llevarle comida, ya que tampoco tenía gas. Prácticamente no tenía vida social y se cuidaba bastante con mostrarse”, agregaron.
El operativo en el que cayó Manzini, lo realizó personal de la Comisaría 24 y el grupo especial COER (ex BORA), con personal del departamento de Delitos de la policía neuquina. Arrancó a las 6.30 de la mañana, cuando el grupo especial cortó las cadenas del portón del frente de la vivienda.
El allanamiento lo había pedido la Cámara Criminal Primera de Neuquén pero por tratarse de otra provincia, lo tuvo que autorizar el Juzgado de Instrucción 6 de Cipolletti que dejó en manos de la policía rionegrina el procedimiento.
 
La fuga
El prófugo había escapado de la U22 de Cutral Co el 30 de julio de 2010. Allí cumplía condena por un asesinato que cometió en la capital neuquina.
Su fuga fue descubierta a las 8 de la mañana por los guardicárceles, y de acuerdo a las estimaciones que se hicieron en aquel momento, huyó por los techos de las casas aledañas a la unidad de detención que está en el centro de la ciudad petrolera.
Eligió un momento singular para fugarse: apenas un par de días antes de que lo trasladaran a la U11 en la capital, donde finalmente lo llevaron ayer a media mañana.
Según las fuentes policiales locales, en la precaria vivienda no se hallaron elementos que pueda sospecharse que fueran robados. “Todo indica que en Cipolletti no habría protagonizado ningún hecho delictivo. Incluso no se lo conocía dentro del ambiente delictivo”, confiaron.
 
¿Por qué estaba preso?
Manzini había sido condenado en 2007 junto a Matías Jairo Bugallo por un crimen que cometieron en 2006.
Según la Cámara Primera de Neuquén, ambos fueron penalmente responsables del asesinato de Eduardo Antonio Iribarra, a quien golpearon violentamente con una pala y un martillo en la cabeza mientras dormía.
El brutal ataque le provocó importantes fracturas en los huesos craneanos de la víctima, quien además sufrió pérdida de la masa encefálica. El hecho sucedió en la toma Pacífica, en cercanías al barrio Progreso de Neuquén.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario