El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
28% Hum
LMCipolletti

Ataque a Oliva, sólo abuso de armas

El STJ se mostró de acuerdo con la Cámara Segunda cipoleña y consideró que el hecho no puede ser calificado como tentativa de homicidio.

No se tuvieron presentes los argumentos esgrimidos por el fiscal, que había elevado una casación el año pasado.
 
El Superior Tribunal de Justicia de la provincia (STJ) no consideró un recurso interpuesto por el fiscal de Cámara Alejandro Silva y reiteró que el ataque a balazos contra Marcelino Oliva en las puertas del edificio judicial de España y Urquiza de esta ciudad fue sólo un delito de abuso de armas. La parte acusadora pretendía que el hecho sea caratulado como tentativa de homicidio.
Asimismo, el máximo tribunal rionegrino no hizo lugar a un pedido de la defensa y confirmó la condena impuesta a Alexander Pedro Hernández y a su hermano menor, quienes fueron considerados autores y declarados responsables de lo ocurrido el 21 de diciembre de 2010 y castigados con una leve pena de dos años y medio de prisión en suspenso. Ambos, en la actualidad, están en libertad y la única exigencia ante la Justicia pasa por cumplir con una serie de pautas de conducta.
De esta manera, quedó firme el fallo de la Cámara Segunda en lo Criminal de esta ciudad aunque la Fiscalía de Cámara interpondría otro recurso en una instancia superior porque está convencida que la conducta de Hernández y su cómplice está “dirigida a provocar la muerte” y que “a su entender debió ser calificada como homicidio en grado de tentativa, lo que estima probado a partir de las amenazas proferidas -tanto inmediatamente antes de los disparos como antes de ese día, según ya se refirió-", se destacó en la resolución dictada por el STJ.
Como contrapartida, los jueces resaltaron que “de una detenida lectura del fallo cuestionado surge que el sentenciante ha tratado adecuadamente tales planteos, que ya habían sido formulados por la parte en los alegatos, por lo que los agravios recursivos resultan una nueva edición de esas mismas críticas, sin que el Ministerio Público Fiscal aporte argumentos novedosos que permitan desvirtuar los fundamentos que impugna”.
En tanto y en relación a la casación elevada por el abogado defensor de Hernández, Juan Luis Vincenty, se señaló que la queja es por la condena del “nombrado como partícipe necesario del delito de abuso de armas”. Según su criterio, “el Tribunal ha realizado una hermenéutica extensiva del instituto de la participación criminal en relación con un delito de peligro abstracto y de propia mano, con lo que entiende vulnerados los principios de legalidad y culpabilidad derivados del artículo 18 de la Constitución Nacional”.
El STJ respondió a la defensa con argumentos varios, pero hizo hincapié en la doctrina y valoró las conclusiones de los camaristas.

Penas condicionales para Hernández

Es uno de los condenados por la agresión a balazos en contra de Oliva y permanece en libertad tras una presentación de su defensor.
 
Durante el presente mes, el STJ comunicó que no hizo lugar a una casación interpuesta por el fiscal cipoleño Alejandro Silva y a la vez, confirmó que el agresor de Marcelino Oliva, Pedro Alexander Hernández, continuará libre.
En diciembre de 2011, la Cámara Segunda en lo Criminal de esta ciudad aceptó una presentación de la defensa del hijo de Ruth Montecino, el abogado roquense Juan Luis Vincenty, y le concedió la libertad.
Frente a lo resuelto por los magistrados, la Fiscalía de Cámara decidió elevar una casación y reclamar que Hernández sea encarcelado.
A la hora de pronunciarse, el STJ apuntó que el recurso de Silva fue extemporáneo y que se había excedido en el plazo legal de diez días continuos que prevé el Código Procesal Penal (CPP).
El fallo de la Cámara Segunda generó un gran resquemor debido a que Hernández sumó otra condena, pero también en suspenso. En febrero de este año, los integrantes de la Cámara en lo Criminal Primera le impusieron una condena condicional de dos años de prisión. El joven de 21 años, al igual que en sentencias anteriores, se vio beneficiado por un castigo condicional.
En 2011, Hernández se sentó en el banquillo de los acusados en tres oportunidades. El primer caso por el que fue llevado a juicio tuvo relación con una balacera contra una casa particular. Fue declarado responsable y le impusieron una pena de dos años de prisión en suspenso.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario