El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
17% Hum
LMCipolletti

Armados, lo amenazaron y golpearon para robarle

Dos sujetos asaltaron a un comerciante de Balsa Las Perlas y le sustrajeron 3 mil pesos de la recaudación.

Los ladrones le pegaron un culatazo en la cabeza, por lo que debió ser atendido en un hospital.
 
Encapuchados y a punta de pistola, dos hombres entraron el lunes a un minimercado de Balsa Las Perlas y tras amenazar a su propietario y una de las empleadas lograron hacerse de la recaudación del día. Antes de retirarse atacaron al dueño y le dieron un culatazo con el arma por lo que debió ser asistido en el hospital Castro Rendón de Neuquén. “Me golpearon porque sí ya que en ningún momento me resistí y además estaba tirado en el suelo”, relató el comerciante atacado.
La Policía acudió al lugar pocos minutos después de ocurrido el hecho, pero pese a los patrullajes que realizaron no se pudo dar con los asaltantes. Los delincuentes entraron minutos antes de la hora del cierre del autoservicio “Los Gurises”. Según el relato de la víctima, eran cerca de las 21.50 cuando irrumpieron en el local con sus rostros cubiertos por pasamontañas y con armas de fuego. “Quedate tranquilo, quieto y no te muevas”, exigieron los asaltantes apenas ingresaron al comercio.
El primero en ser sorprendido fue el propietario, quien fue obligado a tirarse al suelo. Luego, fueron por la única empleada que quedaba y también la exigieron que no se moviera y que se tirara boca abajo sobre uno de los pasillos.
Mientras uno los apuntaba con el arma, el otro revisaba la caja registradora. “Me llamó la atención que sólo quisieran dinero. Tenemos cigarrillos y bastante alcohol pero fueron directo a la caja”, comentó Juan, de 40 años, dueño del negocio.
 
Eran de otra ciudad
Alcanzaron a llevarse el celular del hombre y unos 3 mil pesos pero antes de retirarse lo golpearon en su cabeza. “Perdí bastante sangre por el culatazo que me dieron y tuve que ser atendido en la guardia. Por suerte no fue nada grave”, aseguró el damnificado.
Testigos relataron que vieron minutos antes estacionar un auto de color oscuro que paró cerca de la esquina del comercio y que al bajarse los delincuentes se vistieron con camperas y taparon sus rostros. “Otra de las cosas que me llamó la atención es que no hablaban como delincuentes, con la típica jerga delictiva. No parecía que fueran de la Balsa, eran de otro lado”, concluyó Juan.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario