El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
35% Hum
LMCipolletti

Amplia participación tuvo la recordación del Vía Crucis

Una numerosa procesión de fieles católicos se reunió en la parroquia de San Cayetano y transitó varias calles de la ciudad.

Los creyentes de Cipolletti, como los de todo el mundo, recordaron anoche el martirio en la cruz de Jesucristo.
 
Con gran concurrencia, se llevó a cabo en la ciudad el tradicional Vía Crucis del Viernes Santo, una de las fechas fundamentales en el calendario litúrgico del cristianismo de todo el mundo. Para los creyentes, se trata de un momento de recogimiento, de piedad y de paz, en que se recuerda el martirio de Jesucristo en la cruz.
En Cipolletti, la expresión de fe se inició a las 20 en la parroquia de San Cayetano, del barrio Luis Piedrabuena. Desde el lugar, salió una procesión de más de 500 personas, pertenecientes a la grey católica de toda la ciudad. Los fieles se encolumnaron tras una camioneta en que se colocó un gran cruz con la imagen de Cristo.
La manifestación religiosa partió de Colombia y Río Negro, y luego transcurrió por Venezuela, Naciones Unidas, Homero Manzi, Estrada, Perú hasta el cruce con Río Negro.
Hombres, mujeres y niños tenían las expresiones de meditación profunda de estas ocasiones, y muchos sostenían velas, una señal más de su compromiso con la recordación de los últimos momentos de Jesucristo.
Menciones a la paz, a la concordia, al diálogo, y al entendimiento entre todos los habitantes de la ciudad y de toda la Argentina, se pudieron escuchar, mientras la procesión transitaba. Cada tanto se hacían altos para repetir las pausas o estaciones que hizo Cristo camino al calvario.
En latín, Vía Crucis significa, pricisamente, el camino de la cruz y se relaciona con las diferentes etapas vividas por Jesucristo desde el momento en que fue aprehendido hasta su crucifixión  y sepultura.
La actividad religiosa también suele ser llamada como "las estaciones de la cruz" o "la vía dolorosa". Para los creyentes, su recuerdo implica un acto de piedad, en el que la oración y la bondad de pensamiento y obra son el eje central.

Dejá tu comentario