El clima en Cipolletti

icon
Temp
48% Hum
LMCipolletti

Alertan por irregularidades en la venta de chips de celulares

Un cipoleño adquirió un número en un kiosco. Los dígitos ya tenían otro propietario.

Un vecino de Cipolletti denunció ayer un percance que le tocó vivir luego de adquirir un chip de teléfono celular en un kiosco y comprobar, dos semanas y media después, que el número que le habían dado pertenecía a otra persona. Debido a ello, le cortaron el servicio y no pudo recuperar el dinero que había gastado para cargar crédito y poder comunicarse.
Así lo contó ayer Alberto Briones, dirigente local de la agrupación de ex Soldados Convocados y Movilizados (Solcoym) por el conflicto de Malvinas, quien criticó también la atención que recibió en la sucursal local de la empresa de telefonía celular a la que fue a reclamar por la situación.
Los hechos ocurrieron durante el mes y han motivado la decisión del damnificado de presentar una denuncia formal en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) para que tome intervención.
Briones expresó que el chip que adquirió venía en un sobre con la marca de la firma telefónica. Desde hace muchos años que no tenía celular y decidió volver a utilizar uno de estos aparatos por razones laborales. Su hijo, más experimentado en el tema, le hizo todos los pasos necesarios para activar el número, con lo que el celular empezó a cumplir con sus funciones sin inconvenientes.
 
Inactivo
Estuvo así durante dos semanas y media hasta que cierto día el teléfono dejó de funcionar. En la pantallita, apareció el mensaje “SIM-Inactivo”, que fue lo último que recibió en materia de comunicación.
Molesto por el problema, se comunicó con la central de la línea y allí se enteró de que el número que estaba utilizando estaba a nombre de otra persona. Así supo también por qué, cuando compró el chip y su hijo se lo instaló, su aparato funcionó enseguida, sin que se le pidiera ningún dato ni referencia personal.
Más tarde, llevó su reclamo a la sucursal de la empresa, que tiene oficinas en pleno centro de Cipolletti, donde explicó su situación. Solicitó, en vano, que se le restituya el número o se le dé otro. La negativa que tuvo por respuesta le enervó el ánimo y hasta mantuvo un principio de altercado con quienes lo atendían. “Están para dar soluciones, no para complicar las cosas. Pero, sobre todo, te tienen que atender bien”, enfatizó al narrar sus desventuras.
En resumen, la sucursal no se hizo cargo del asunto y Briones tuvo que comprarse otro chip. En este caso, sí, en las oficinas le tomaron todos sus datos personales. En cuanto al monto que había invertido en crédito en el “número trucho”, no lo pudo recuperar. Sólo espera que el nuevo guarismo no le resulte también fallido, ante lo cual haría directamente una demanda judicial.
El vecino quiso hacer la denuncia para que otros cipoleños tengan cuidado cuando adquieren chips en kioscos. Para él, sólo habría que ir a la sucursal habilitada. Tiene un argumento extra para las circunstancias. Ocurre que a su hijo, el que le habilitó el número fallido, también tuvo un percance similar al suyo. En su caso, había adquirido el celular en una casa comercial del centro y los dígitos que le tocaron correspondían a un usuario de Catriel. Muchas comunicaciones y mensajes le llegaron de desconocidos. Tuvo que cambiar también de número. Se aprecia que el problema puede ser de mucho cuidado.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario