El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
47% Hum
LMCipolletti

Accidentes viales: más penas y más educación

El diputado Oscar Albrieu(FpV) presentó un proyecto de ley que pretende modificar el homicidio culposo y las lesiones culposas. En Río Negro, el año pasado, hubo 127 víctimas fatales, y en la de Neuquén, 92.

Cipolletti.- El diputado Oscar Albrieu(FpV) presentó un proyecto de ley que pretende modificar el homicidio culposo y las lesiones culposas, específicamente en lo referente a los siniestros viales.

La iniciativa busca dar respuesta a los reclamos de justicia ante casos de víctimas fatales por la conducción de un vehículo automotor de manera negligente, imprudente, antirreglamentaria o inexperta, agravando la pena cuando el conductor se da a la fuga, huyendo de la realidad, de lo que ha ocasionado, aún en los casos en que el autor se presenta ante la justicia horas después.Según datos de la Asociación Civil “Luchemos por la Vida”  correspondientes al año 2012 en Argentina se registraron 7.485 por accidentes viales, esto es 21 muertes por día y 624 por mes. En la provincia de Río Negro, el año pasado,  hubo 127 víctimas fatales, y en la de Neuquén, 92.

Estudios realizados señalan que  hay factores culturales  que hay que abordar para disminuir estas conductas de riesgo. Por ejemplo, se sabe que la mayor cantidad de accidentes son protagonizados por hombres, las mujeres, a igual cantidad de kilómetros recorridos, participan en menos accidentes graves (con heridos y/o muertos) que los varones, en una proporción que va de dos a cinco veces (dependiendo del país de análisis).

El mismo estudio  indica que las mujeres también protagonizan y, muchas veces causan accidentes pero, mayoritariamente, de menor gravedad. Las causas de los accidentes más frecuentes en las mujeres suelen ser: errores en maniobras de giro y en intersecciones y al circular marcha atrás; mientras que en los hombres, las causas más comunes son: sobrepasos inadecuados, exceso de velocidad y conducir alcoholizado.

En igual sentido, se demostró  en base a una muestra de 280 casos que las mujeres pasan un semáforo en rojo, un 17% de las veces, mientras que un varón lo hace,  un 83%. También se demostró  que ellas usan el cinturón de seguridad en un 89% de los casos, cuando los hombres se muestran más reacios a hacerlo, y lo usan en un 61% de los casos.

Estas son las consecuencias más graves, a ellas se suman unas 120.000 personas por año que quedan heridas en accidentes en nuestro país, cifras todas altísimas si las comparamos con las que ostentan los países desarrollados.

En países como Inglaterra, EE.UU o Japón se han disminuido las cifras de accidentes viales por un trabajo continuo de educación a la población y creando y modificando leyes que se relacionan a delitos de este tipo.

A la tragedia de un accidente fatal, en demasiadas ocasiones, se suma la lamentable conducta de quienes huyen, tras ocasionarlos. No es necesario abundar en detalles pues la cobertura mediática de estas conductas – generalmente vinculadas a personajes conocidos- nos lo revelaron con claridad estos últimos meses.

Cuando asumí la presidencia de la Comisión de Legislación Penal, mantuve varios encuentros con organizaciones vinculadas a familiares de víctimas de accidentes viales, junto a ellos pensamos en varias alternativas que contribuyan, desde lo que compete al Poder Legislativo, a desalentar estas conductas de riesgo y a salvar vidas.

Una alternativa es aumentar las penas a los autores de accidentes. La idea rectora de este elevamiento de penas  es darle proporcionalidad a las diferentes acciones, de acuerdo a la naturaleza de la acción, la extensión del daño y el peligro generado.  Enconsecuencia, presenté un proyecto que pretende modificar el homicidio culposo y las lesiones culposas, específicamente en lo referente a los siniestros viales.

Las organizaciones y familiares de víctimas han intentado en diversos casos que la situación del imputado se agrave, cuando se da a la fuga o no intenta socorrer a la víctima, solicitando el concurso del homicidio culposo, o de las lesiones culposas, con el abandono de personas. La jurisprudencia a este respecto ha sido conteste en que la figura del art. 106 del Código Penal, persigue una situación distinta a la pretendida, entendiendo que no puede haber abandono si hay otras personas presentes para socorrer a la víctima.

Por ello, y ante la desigualdad generada para quien se queda a ayudar a la víctima a diferencia de quien huye para lograr su impunidad, para que no sea lo mismo un accionar que el otro, es que presentamos esta iniciativa, que agrave la situación del autor del hecho que “se diera a la fuga, o no intentase socorrer a la víctima, o entorpeciere la recolección de elementos probatorios”.

Para lo cual se propone cambiar el artículo 84 del Código Penal y llevar de  “seis meses a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años, el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo, causare a otro la muerte”.

El presente proyecto eleva el  mínimo de la pena a dos años y seis meses y el máximo a seis años, si fueren más de una las víctimas fatales, o si el hecho hubiese sido ocasionado por la conducción imprudente, negligente, inexperta, o antirreglamentaria de un vehículo automotor.

Si el autor se diera a la fuga, o no intentase socorrer a la víctima, o entorpeciere la recolección de elementos probatorios por parte de las autoridades, el mínimo y el máximo de la pena se elevarán en un año, siempre y cuando no constituya un delito más severamente penado.

También propongo cambiar el artículo 94 del Código Penal, para elevar penas a quien por negligencia o impericia en su profesión, inobservancia de reglamentos o deberes a su cargo, causare a otro un daño en el cuerpo o la salud,  castigando con prisión de un mes a tres años o multa de mil a quince mil pesos e inhabilitación especial por uno a cuatro años. Las penas, también, aumentarían, si el autor se da a la fuga o no socorre a la víctima.

Una normativa más rigurosa, es apenas un aporte- aunque de suma importancia- para alentar cambios. La educación vial es la otra pata de cualquier proyecto que aspire a ser sustentable en el tiempo y apunte a transformaciones culturales, imprescindibles para disminuir estas cifras escandalosas que tiene nuestro país.

(Fuente Diputado Nacional, Oscar Albrieu – FpV)

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario