El clima en Cipolletti

icon
25° Temp
17% Hum
LMCipolletti

Abuelas cipoleñas fueron bronce en los Juegos Evita

Irma, de 78 años, y Leonila, de 76, participaron en Mar del Plata de la instancia nacional de la competencia. Subieron al podio en Tejo Playero.

Ambas destacaron, además del logro deportivo, la interacción con personas de todos los puntos del país. "Ojalá que los Juegos Evita no se terminen nunca”, sostuvieron.

El fin de semana último se desarrollaron, en la ciudad de Mar del Plata, las instancias nacionales de los Juegos Evita. Allí llegaron expectantes y cargadas de una gran ilusión Irma Sosa, de 78 años, y Leonila San Martín, de 76.
Se trata de dos abuelas cipoleñas que participaron en las competencias de Tejo Playero, categoría Adultos Mayores, donde obtuvieron la medalla de bronce. Los participantes de este nivel tenían como condición excluyentes no haber nacido después de 1952, por lo que se debieron enfrentar a parejas varios años más jóvenes.
Irma y Leonila, que retornaron ayer a la ciudad, representaron a la provincia de Río Negro luego de pasar por distintas etapas clasificatorias, que fueron superando con una gran destreza.
Pero no todo fue fácil. Mucho fue lo que tuvieron que prepararse, entrenándose todos los días en las canchas del grupo Fátima.
Desafortunadamente, en las semifinales se enfrentaron con la dupla de Tierra del Fuego, ante quienes cayeron, viendo relegadas sus aspiraciones. Pero supieron reanimarse, sabiendo que tenían otra oportunidad, esta vez frente a La Pampa, tomándose revancha con un contundente 15 a 9.
Sin embargo, Irma se lamenta: “El partido de la semifinal todavía lo tengo en la cabeza, no puedo creer que lo hayamos perdido”. Aunque después, más fríamente, destacó el logro: “Igual ser los terceros es algo buenísimo, ya ser primeros es muy difícil porque los competidores de CABA, tanto femeninos como masculinos, son tremendos”.
En ese sentido, Leonila aseguró que los varones “de Buenos Aires eran verdaderos artistas en el tejo, hacen unos tiros perfectos, con una técnica conocida como la bananita que son impresionantes, nosotras la vamos a practicar”.
 
Que no se corte
Con respecto a la experiencia que les significó participar de un evento tan multitudinario, del que fueron parte más de 700 abuelos, las dos destacaron la interacción permanente entre todas las provincias.
“Conocimos muchísimas personas de todo el país; ojalá que los Juegos Evita no se terminen nunca”, sentenció Leonila.
En ese sentido recordaron que muchos de los nuevos amigos se acercaban a ver sus partidos y alentaban por Río Negro. “Esa situación se dio con gente de varios lugares, pero más que nada entre las que éramos del sur”, explicó Irma.
Ambas aseguraron que el año que viene irán por más y buscarán llegar a la final. Pero además de la medalla, lo que más las motiva a seguir preparándose es volver a encontrarse con gente de los distintos puntos del país, con quienes comparten momentos y experiencias.
Desde el Ministerio de Desarrollo de la Nación explicaron que muchas veces “a los Juegos Evita se los relaciona sólo con la actividad deportiva de los jóvenes pero para nosotros es sumamente importante, a partir de estos eventos, generar conciencia con nuestros adultos mayores para que accedan al derecho de poder mejorar su calidad de vida a través de la actividad física”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario