El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
31% Hum
LMCipolletti

A 15 años del primer Triple Crimen, Ulises González prepara su último acto

El padre de dos de las víctimas reconoció su "desgaste" tras tantos años sin verdad ni justicia.

Cansado y desilusionado por la falta de respuestas, el progenitor se radicó en El Bolsón.
 
Se cumplen hoy 15 años del Triple Crimen de 1997, el hecho policial de mayor repercusión social e histórica que ha ocurrido, lamentablemente, en Cipolletti. Tras tanto tiempo transcurrido, Ulises González, padre de dos de las víctimas, sigue cuestionando el accionar de la Justicia y la Policía, que no le han dado las respuestas que buscaba.
Pero el progenitor también está ya cansado por el dolor inmenso que le hirió el alma y, sobre todo, por no conseguir pese a tantas luchas que se esclareciera el caso y se terminara con la impunidad.
Por eso, anunció que el acto público que prepara con sus familiares y amigos para el domingo será el último que impulsará en el camino de hallar a los culpables y llegar a la verdad de lo que pasó.
Además, ya se ha trasladado a vivir con su esposa, Susana Guareschi, en El Bolsón, donde residirá casi en forma permanente porque igual seguirá vinculado a Cipolletti, ciudad que todavía quiere a pesar del golpe terrible que tuvo que soportar.
El calvario de María Emilia y Paula González y de Verónica Villar arrancó la tarde del domingo 9 de noviembre de 1997, cuando desaparecieron mientras caminaban por calle San Luis. Sus cuerpos sin vida fueron encontrados un día y medio después, el martes 11, en un sector de olivillos y profusa vegetación junto a las vías férreas que comunican con Ferri y Cinco Saltos.
Al cabo de los años, solamente hay una persona encarcelada por los hechos, Claudio Kielmasz, pero pocos se animan a decir que es el único implicado. Hay también un voluminoso expediente, que acumula 74 cuerpos de papeles, fotografías y materiales probatorios. Mucho trabajo para tan mínimos resultados, que no han conformado para nada ni a la familia González ni a la familia Villar.
“El del domingo es nuestro último acto. Hemos llegado a esa conclusión porque a medida que ha ido pasando el tiempo hemos notado el desgaste que produce esto. Volver a revolver otra vez lo que pasó, nos lleva a estar una y otra vez en un estado emocional en que uno empieza a volver a dormir mal y a ponerse hasta de mal carácter”, manifestó Ulises, con la bronca y la desilusión de quien se ha convertido en un luchador.
“A lo mejor esta determinación no es definitiva, a lo mejor hacemos en algún momento otro acto, sobre todo si alguna vez sabemos lo que pasó. Pero la idea por ahora es no hacer más actos”, enfatizó.
Sus cuestionamientos a los responsables de la fallida investigación son permanentes. “Podríamos hablar mucho de la Justicia y, en particular, de la Justicia penal que en esos momentos nos tocó a nosotros. Y muy especialmente, del juez que nos tocó. Yo no quiero insistir sobre el caso (Pablo) Iribarren porque ya se habló muchísimo pero indudablemente quedó en deuda con nosotros y, a través suyo, la Justicia”, expresó.
 
Sin esperanza
“En la Justicia, no nos dieron un mínimo de respuestas porque más allá de que se haya condenado a Kielmasz hay que tener en cuenta que no se lo condenó como asesino sino como partícipe. Hasta en eso quedó en falta la Justicia. No tenemos esperanza de que se vaya a hacer algo más. Lo que no se hace en los primeros días y en los primeros años, después no se hace nunca más y luego queda en el olvido”, reflexionó.
El vecino también tuvo profundas críticas hacia la labor policial y hacia integrantes de la fuerza de seguridad que actuaron en las pesquisas del caso.
“La causa ha sido revisada más de una vez”, indicó pero acotó enseguida que “los 74 cuerpos que hay, si se los reduce a lo que realmente vale, deben ser 7 u ocho tomos los que valen, lo demás es todo basura, como ya hemos dicho”.
La radicación de los González en El Bolsón tiene sus causas. “Yo tuve unos problemas sobre todo de presión; una cosa que no me había ocurrido cuando pasó el crimen empezó a aparecerme ahora. Fui a consejo médico y me dijeron que la mejor forma de salir adelante era alejarme. Nos gusta mucho donde estamos, hemos venido nada más que por el aniversario”, señaló.
Los progenitores de dos de las víctimas han organizado para hoy, a las 19, en la parroquia del barrio San Pablo, una misa en recuerdo de las jóvenes asesinadas, además del acto que se hará el domingo, a esa misma hora, en el Parque Rosauer.
La otra familia damnificada, los Villar, está impulsando un acto y marcha para mañana, con concentración en Sarmiento e Yrigoyen.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario