El clima en Cipolletti

icon
19° Temp
24% Hum
LMCipolletti

A 11 años de la Masacre del Laboratorio

Ricardo Cejas, esposo de una de las víctimas del segundo Triple Crimen de Cipolletti, criticó el rol de la Justicia porque el hecho quedó impune. Afirmó que recuerda ese día "como si fuera ayer".

Sostuvo que la causa “ya está parada” y se mostró escéptico de que pudiera haber algún avance en la investigación.
 
Ricardo Cejas, el esposo de una de las víctimas de la Masacre del Laboratorio en Cipolletti, realizó ayer duras críticas hacia el accionar de la Justicia para esclarecer el caso, al cumplirse once años del segundo Triple Crimen que sacudió a la ciudad y a la región.
En este sentido, sostuvo que la causa “ya está parada” y se mostró escéptico de que pudiera haber algún avance en la investigación.
El hecho, que se produjo un jueves por la tarde en la esquina de calles Roca y 25 de Mayo, quedó impune luego de la liberación de David Sandoval, quien había sido condenado a perpetua por los homicidios de la bioquímica Mónica García, la psicóloga Carmen Marcovecchio y la paciente Alejandra Carbajales.
La única sobreviviente de ese ataque fue la paciente Ketty Karavatic de Bilbao.
Tras ocho años preso, Sandoval logró su libertad por orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que consideró que nadie puede ser juzgado dos veces por un mismo hecho y en este caso fue declarado culpable al cabo de un segundo juicio, luego de que en el primero fuera absuelto en base al beneficio de la duda.
En declaraciones a LU19 La Voz del Comahue, Cejas afirmó que como sociedad hay que exigir a la Justicia que actúe como se merecen los ciudadanos, pero aclaró que para lograrlo todos los actores se deben involucrar.
“Hay que parar de echar las culpas a los demás, no hay que callarse, hay que exigir. Cuando uno ve algo, tiene que denunciar, no hay que tener miedo; nos pasó mucho a nosotros de gente que no quería declarar porque tenía miedo de que le pase algo”, comentó el esposo de Marcovecchio. 
 
El dolor presente
En cuanto a lo personal, Cejas indicó que tratan de llevar adelante los objetivos que tenían como familia, a pesar de la tragedia que les cambió la vida para siempre. Contó que sus hijos tenían 9 y 5 años cuando ocurrió la masacre y mencionó que el varón hoy estudia en la universidad y la mujer va a cuarto año del secundario. 
“Uno recuerda muchas cosas, lo recuerdo muy claramente, como si fuera ayer, era la tarde noche, estaba organizando a los chicos por el tema de la cena, esperando que Carmen llegara porque estaba atendiendo a uno de los últimos pacientes. Los hijos de una de las vecinas, que era una de las bioquímicas, me dijeron que algo estaba pasando y que vaya para el laboratorio”, dijo Cejas, quien manifestó que días atrás mantuvo un contacto con el esposo de Carbajales. “Charlando uno descarga un poco”, concluyó. 

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario